Redacción

Salamanca.- Las extorsiones han pegado en los últimos dos meses a pequeños comercios de  comunidades salmantinas, desde tienditas de abarrotes hasta quienes venden alimentos los fines de semana, obligando a las familias a cerrar su fuente de ingresos, y aunque el temor a denunciar persiste, de acuerdo a números oficiales las denuncias en el municipio van en aumento cerrando septiembre con 7 denuncias de las  24 registradas en el año.

Luego de meses de aparente calma por el tema de extorsiones en algunas comunidades, estas se han presentado nuevamente afectando a familias trabajadoras y de escasos recursos, quienes se dicen temerosos de alzar la voz y se sienten vulnerables, pero sobre todo sin poder trabajar.

Habitantes de comunidades del oriente del municipio que  han sido víctimas de este delito y quienes se reservaron más datos por temor a represalias, señalaron que han recibido amenazas por parte de personas desconocidas solicitando una cantidad de dinero semanal, o de lo contrario atentarán contra sus familias:

“A unos nos hablaron por teléfono y a otros fueron y nos dejaron un papel con el dinero que querían, a mí me pedían 10 mil pesos a la semana pero tengo una tiendita de abarrotes de dónde voy a sacar esa cantidad si apenas sale para comer”.

Sin embargo, las amenazas han llegado hasta familias que se dedican al vender alimentos los fines de semana, quienes no tuvieron alternativa más que cerrar y detener la actividad que les ayudaba con los gastos familiares:

“Mejor ya no vendimos, si apenas le invertimos poquito para hacer la comida y no sale mucho, de dónde vamos a sacar el dinero, y de todos modos uno vive con miedo porque qué tal si nos hacen algo porque no les dimos  lo que querían”.

A pesar de que señalan que se ha incrementado el número de negocios que han recibido estas amenazas, se resisten a denunciar ante las autoridades, y lo que piden es mayor vigilancia por parte de las corporaciones de seguridad

De acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en Salamanca se han interpuesto 24 denuncias por extorsión en lo que va de este año, siendo septiembre el mes con más denuncias: enero 2, febrero 1, marzo 1, abril 1, mayo 3, junio 2, julio 1, agosto 6 y septiembre con 7.

Lee también: Se catapultan extorsiones más del 900% en Guanajuato; narcomenudeo también al alza

Buscan apoyar a indigentes

La presencia de personas en situación de indigencia en el centro histórico ha ido en aumento de acuerdo a los comerciantes de la zona, por lo que se requiere de principal atención sobre todo por las bajas temperaturas que se han sentido en los últimos días, aunque reconocen que difícilmente se dejan ayudar.

Los comerciantes de la zona del centro de la ciudad han solicitado el apoyo de las autoridades para que se apoye a las personas en situación de indigencia qué pernoctan, principalmente en la zona del jardín principal, luego de las bajas temperaturas que se han presentado los últimos días durante las madrugadas.

Los comerciantes señalaron que han detectado al menos 6 personas en esta situación, todos hombres adultos: “conocidos que ya tienen mucho tiempo aquí son dos y en las últimas semanas hemos visto algunos más, no sabemos si sean de aquí o vengan y los dejen o ellos llegaron de otro lado, pero duermen a la intemperie en el jardín o abajo de los portales”, mencionó Luisa Juárez.

Mencionaron que  la dirección de Protección Civil y asociaciones civiles  les otorgan cobijas. Sin embargo, las van dejando en un lado o en otro, y comen lo que la gente o ellos como comerciantes cercanos  les proporcionan: “creemos que sería importante algún proyecto de atención para este sector de personas y si todos ponemos algunas ideas o proponemos junto con autoridades pues podría ser, primeramente tratar de saber si tienen familia que se pueden hacer cargo y si no pues algún lugar donde pudieran estar para evitar que estén en riesgo, son personas como todos nosotros y aunque estén en esa condición yo creo que pueden estar en un mejor lugar”.

De acuerdo a información proporcionada por protección civil hace dos meses, en todo el municipio se tenían detectadas 5 personas en situación de indigencia, a quienes se les monitorea para ofrecerles cobijas y alimentos, ante la negativa de trasladarse a algún otro lugar.

También lee: Sentencian a banda de extorsionadores en Celaya; pasarán 7 años en prisión

Comerciantes han sufrido por la inseguridad

Fue el pasado tres de septiembre del 2020 que se registró un ataque armado al interior de este mercado, el cual dejó tres comerciantes muertos, así como otro herido en el lugar. Este hecho provocó el pánico en la zona y muchos negocios decidieron cerrar temporalmente ante el miedo de otro ataque.

Este hecho provocó una gran movilización de las Fuerzas de Seguridad Pública, así como de la Guardia Nacional, quienes custodiaron la zona por varios días e incluso se instaló un enlace directo con la Policía Municipal, lo que trajo mayor seguridad a los comerciantes, quienes por más de un mes sufrieron por las ventas.

“Solo queremos poder vender con tranquilidad, no se puede olvidar lo que pasó porque finalmente le costó la vida a personas muy queridas en el mercado, personas trabajadoras, por eso pedimos que la seguridad sea permanente porque pues solo así vamos a seguirle”, comentó uno de los comerciantes.

Poco después, en octubre, una panadería fue baleada en la calle Alonso de la ciudad, por lo que comerciantes de las inmediaciones del mercado Tomasa Esteves pidieron mayor vigilancia de las corporaciones para que se extendieran las 24 horas en el lugar.

Aunque sí se aplicaron medidas de vigilancia, los comerciantes no quedaron satisfechos, pues denunciaron la falta de operación de la Oficina de Enlace de la Dirección de Seguridad Pública  que se instaló en el inmueble. Además, tampoco se había observado la presencia permanente de elementos de policía como se había prometido.

Fue hasta el pasado 4 de julio que los comerciantes denunciaron las constantes extorsiones en el lugar por parte de personas que se aprovechan del miedo que sienten ante la constante inseguridad en que viven.

De acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de enero a mayo de este año se registraron 8 denuncias por este delito y la Dirección de Seguridad Pública Municipal ha recibido 23 reportes en lo que va del 2021.

Durante los primeros cinco meses del año se registraron 8 denuncias, 2 en enero, febrero, marzo y abril, una en cada mes, mientras que en mayo fueron 3 denuncias por extorsión.

Sin descaso en las extorsiones

Desde finales de julio, los locatarios del Mercado Tomasa Esteves denunciaron que nuevamente son víctimas de extorsiones y la oficina de enlace de seguridad pública que se encontraba en el inmueble está cerrada, por lo que se sienten más vulnerables.

El temor ha regresado al mercado municipal, junto con las llamadas de extorsión que han recibido algunos de los comerciantes, por lo que pidieron la intervención de las autoridades para evitar que se presente una situación similar a la que vivieron en septiembre del año pasado, cuando tuvieron que cerrar sus negocios por varios días.

Los afectados aseguraron que las primeras amenazas las recibieron los tablajeros, quienes temen dar parte a las autoridades.

Por otra parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Salamanca, Raymundo Gómez García confirmó que han regresado las extorsiones a este sector, por ello muchos han cambiado sus horarios o incluso definitivamente han decidido cerrar.

Agregó que los empresarios deben ser precavidos, no contestar llamadas de números desconocidos, mantener comunicación con los vecinos y con las autoridades; además de presentar las denuncias ante las instancias pertinentes para poder exigir que se sancione este tipo de delito.

Además, el presidente de la Asociación de Empresarios y Ejecutivos de Salamanca (AEES), Gerardo Arredondo Hernández confirmó que micros, pequeños y medianos comerciantes pidieron ayuda a los organismos empresariales para coordinar esfuerzos y solicitar a las autoridades acciones que detengan las extorsiones.