María Espino

Guanajuato.- Padres de familia afectados con el cierre del Centro de Desarrollo Infantil del DIF estatal, ubicado en Paseo de la Presa en la capital guanajuatense, se reunieron con Gerardo Trujillo, director general del sistema DIF en la entidad, para que definan si continúan con el servicio de preescolar o cambian de escuela.

Por parte de DIF estatal citaron a padres de familia a las 12:30 del día para explicar lo que está sucediendo.

Tanto padres de familia como profesores esperan que este miércoles los directivos del DIF estatal den una respuesta a la carta que entregaron el lunes pasado en la que piden no cerrar el CDI, ya que afectan a más de 300 familias y unos 80 trabajadores, entre maestros, administrativos e intendencia, se quedan sin empleo.

Una de las primeras explicaciones sobre el cierre que dio el DIF estatal a los afectados es que no hay recursos suficientes para costear los gastos que implica la operatividad del CDI.

Tales gastos ascenderían a 14 millones 800 mil pesos anuales que a decir del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo resultaba “inviable” y por ello se determinó cerrar el servicio de guardería, quedando sólo la opción de que los niños sigan su educación en nivel preescolar en horario de 9:00-12:00.

Padres de familia, en su mayoría mamás, han manifestado que el horario que les plantean les resulta difícil por su trabajo y no tienen quien vaya por sus hijos o los cuide mientras salen de laborar. Es por ello que insisten que no se cierre el servicio de guardería.

En tanto, se desarrolla la reunión a puerta cerrada con alrededor de 10 de las mamás afectadas. Asimismo, afuera de las oficinas centrales de DIF estatal espera otro grupo de personas, incluyendo niños, que también elaboraron unas pancartas en las que se lee: “Abran la guardería”, “Que se abran las puertas del DIF”, con la esperanza que su petición llegue a las autoridades de gobierno del Estado y desistan del cierre.

Reprimen a maestras

Por su parte, las maestras del centro denunciaron que las autoridades de esta instancia de Gobierno del estado les prohibieron participar en la reunión.

Una de las profesoras del CDI, que por temor a represalias pidió no publicar su nombre, ventiló que se organizaron y habían formado una comisión para estar presentes en dicha reunión.

No obstante, indicó que cuando los directivos del DIF se enteraron de su intención les prohibieron acudir, incluso les impidieron salir de las instalaciones “ni siquiera asomarse a las ventanas”; acción que calificaron de injusta y represiva.

“Habíamos formado un comité para que bajara apoyar y al final les prohibieron salir de la guardería; de hecho algunas compañeras andaban fuera y les exigieron que se regresaran (…) ni siquiera quieren que nos asomemos a las ventanas”, así lo manifestó una de las profesoras del CDI que tras el cierre se quedará desempleada.

ndr