Karla Silva

Silao.- Observadores de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estarán presentes en la planta de General Motors (GM) en Silao, desde el mismo día en que se anuncie la nueva fecha de consulta para la legitimación del Contrato Colectivo de Trabajo entre el Sindicato ‘Miguel Trujillo López’ y la empresa automotriz.

Por primera vez, la OIT vigilará de forma presencial que el proceso se realice de acuerdo al Plan de Reparación acordado por los de Estados Unidos y México en el marco del T MEC, luego de la suspensión de la consulta de abril pasado, debido a irregularidades que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) documentó en el proceso.

Así se informó mediante un documento enviado a los trabajadores que presentaron su queja directa, por el proceso de consulta que emprendió el sindicato.

El 8 de julio se dio a conocer que el acuerdo se dio en seguimiento a la solicitud de revisión presentada por Estados Unidos en el marco del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del T-MEC, documento en el que gobierno mexicano declaró la existencia de ‘Denegación de Derechos’, cuya reparación sería el 20 de septiembre.

Sin embargo, tendrá que respetarse la determinación de la STPS y deberá cumplimentarse a más tardar el 20 de agosto próximo.

Cuidarán todo el proceso

El Plan de Reparación considera entre otros aspectos que los observadores de la OIT estarán presentes cada día desde el anuncio de la votación, hasta el día después de que concluya la recepción de votos y su conteo, quienes deberán actuar de manera neutral e imparcial a fin de evitar cualquier conflicto de interés.

Entre los criterios que emitirá la STPS está el que sean funcionarios reconocidos por la OIT, y seleccionados por el departamento técnico de la organización; no podrán ser representantes del sector patronal ni de los trabajadores y tampoco deberán haber tenido afiliación a un sindicato mexicano.

Los observadores estarán presentes en cada uno de los puntos de votación, e inspeccionarán y vigilarán las urnas.

En la votación los observadores de la OIT se acompañarán de observadores nacionales del Instituto Nacional Electoral (INE), a quienes se les permitirá estar presentes en la planta de General Motors los días de votación.

La STPS a través de sus inspectores, que estarán presentes en planta a partir del 15 de julio, “investigará de manera proactiva las condiciones de la consulta y las verificará, identificará, documentará y tomará medidas para corregir y sancionar la desinformación, la intimidación y las represalias que hayan ocurrido en conexión con el proceso de legitimación”.

El número de inspectores de STPS se incrementará de manera progresiva de cara a la fecha de votación.

Además, GM tendrá que asegurarse de que cualquier represalia tomada ante el proceso en el que los trabajadores decidirán si están o no de acuerdo con el Contrato Colectivo de Trabajo -incluida la jornada de abril pasado-, sea rectificada.

En este último punto se contempla la anulación de traslados, descensos de categoría, cambios de horario u otras medidas de personal, así como el pago de indemnizaciones por pérdidas económicas sufridas por los trabajadores en consecuencia a actos de este tipo.

En el texto se destaca también que México y la STPS “seguirá investigando a todas las personas, organizaciones y entidades responsables de la conducta que llevó a la suspensión de la votación de abril de 2021 o de cualquier otra violación de la ley que pueda haber ocurrido en relación con el proceso de legitimación”.

Incluso, se detalla que a cualquiera que dijera a los trabajadores que “no ratificar el CCT supondría la pérdida de sus prestaciones bajo el Contrato Colectivo de Trabajo”.

Lee el documento oficial aquí:

EZM