Ya no alcanza: inflación asfixia a trabajadores y marchantes de Guanajuato

Fotos: Martín Rodríguez / Enrique Pérez / María Espino

Staff Correo

Guanajuato.- La reciente inflación que impactó a Guanajuato ha generado un golpe duro en la economía de los ciudadanos, especialmente en algo tan elemental como lo es la canasta básica, necesaria en todos los hogares.

En la primera quincena de noviembre, el índice de precios se situó en un 7.05% anual, la mayor cifra desde el año 2001, esto según lo publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Ver nota: Inflación acelera crecimiento, llega al 6.24% en octubre: INEGI

Desde los comerciantes hasta los compradores se han visto afectados por esta nueva crisis, ya que los productos cada vez inflan sus precios de forma exorbitante aumentando desde 20 a 30 pesos en un muy corto periodo de tiempo.

Esta situación afecta los negocios locales, pues han tenido que incrementar los precios de sus productos, lo que a su vez les hace perder bastantes clientes que no pueden costearlos y buscan opciones más económicas.

Comerciantes pierden ventas en Doctor Mora

Comerciantes originarios de Doctor Mora se encuentran preocupados ante la inflación de un poco más del 7% que se registró en la primera quincena de este mes de noviembre, por lo que sus ventas han disminuido hasta en un 25% en últimos días.

“Hemos tenido una merma constante derivado de la pandemia. Sin embargo, ante la inflación las ventas podrían bajar aún más”, resaltó la comerciante Adriana Vázquez.

Añadió que, derivado de la inflación, ha provocado que los precios de los productos de la canasta básica sigan aumentando, no alcanzo el dinero a las familias para poder cubrirlos como normalmente lo hacían.

“Tenemos bajas de ventas porque la economía no ha estado estable desde hace casi dos años por la pandemia, no son las mismas compras de antes, se han reducido en lo mínimo para cualquier producto”, mencionó.

Señaló que, en comparación. anteriormente la gente llegaba a comprar dos o tres paquetes de sopa, dos litros de aceite. No obstante, hoy día solo se llevan uno de cada producto, esto también incluso se refleja en la venta de carnes frías, pues anteriormente se llevaban medio kilo de salchicha o jamón, y ahora solo piden un cuarto de kilo o 100 gramos.

Para finalizar, destacó que al aumentar los precios será ‘difícil’ para gente poder consumirlos como anteriormente lo efectuaban, por lo que esperan que durante lo que resta del año y primer mes del siguiente año las ventas aumenten derivado de los aguinaldos.

Lee también: Inflación impactaría en préstamos personales y tarjetas de crédito

Temen aumentar precios por perder clientela

El aumento inflacionario ha impactado negativamente en el bolsillo de los comerciantes de alimentos ya que al aumentar el combustible (gas LP y gasolina) también incrementa el precio de todos los insumos.

Valentina Aguilar, empleada en la fonda Doña Juanita ubicada en el mercado Gavira en Guanajuato capital, explicó que el golpe a la economía es fuerte pero, aunque suben los costos de todo, no pueden incrementar el precio de los productos que venden pues asegura que los clientes no quieren pagar más.

“Si sube el gas y la gasolina suben todos los productos como la canasta básica y no suben los sueldos. Batallamos mucho porque luego los comensales no quieren pagar lo que es”.

Señaló que con el aumento de costos se encareció la tortilla que es uno de los productos principales de la alimentación por lo que no se puede prescindir de comprarlo todos los días y que no falte en los alimentos que ofertan.

“Los clientes ya están acostumbrados pagar un precio, entonces si tú le aumentas se van los pocos que tienen. Si no ha afectado mucho; no hemos podido subir porque si le subimos cinco pesos la gente se va, entonces perdemos un cliente. No podemos subirles”, señaló.

Valentina Aguilar aseguró que no pueden aumentar los costos de los alimentos que venden al mismo ritmo que aumenta el precio de los insumos ya que perderían la poca clientela que tienen, señaló que en temporada alta de turismo no es mucho lo que aumenta la venta pues comentó que le ha tocado ver que familias prefieren comprar “un pollo con dos kilos de tortillas” y sentarse en alguna plaza a comer para no pagar por cada platillo y les sale más económico.

“Sábados y domingos aquí en las escalinatas (mercados) la gente está comiendo tortas o sándwiches porque les sale más barato; entonces uno pues tiene que pagar sueldos, plazas y muchas cosas más pero no aumentar los precios de nuestros productos”.

Ve también: Banxico prevé más aumentos en la inflación, pega alza de precios en EUA

Apenas le alcanza con su pensión

Agustín González Vargas es ingeniero bioquímico. Tiene 66 años de edad y actualmente está pensionado. Todos los días hace hasta lo imposible para que le alcance su pensión, pues los precios de la canasta básica cada día van en aumento y alcanza para menos.

Él vive en la colonia Pinos con su esposa e hijo, pero tiene que trasladarse hasta el centro de la ciudad para comprar en el Mercado Hidalgo su verdura, carne y demás productos que servirán para la comida del día. Contó que le sale más barato que adquirir los productos en las tiendas que están por la zona donde vive.

“Conozco los precios, el bistec lo compraba en 135 y subió a 185 el kilo, el pollo subió de 125 a 145, casi todo subió de 30 a 40 pesos las cosas en un periodo de seis meses. El jitomate lo compré a 25 pesos aquí en el mercado, allá en la colonia está a 40 pesos, por eso vengo para acá, porque acá no compro de mayoreo, pero me sale más barato y ahorita es tiempo de ahorra”, contó.

Agustín platicó que ya le ha tocado vivir varias crisis económicas y ha sobrevivido, pero en esta ocasión que la inflación llegó a un 7%, la mayor en 20 años, la solución que se plantea es racionalizar más el gasto y no desperdiciar nada, sobre todo comida.

“Antes alcanzaba más el dinero, ya no alcanza tanto, pero uno tiene que adaptarse, uno no puede comer con lujos, pero tiene que tener opciones para librarla. Por ejemplo, no desperdiciar la luz, el gas, la comida, porque los mexicanos desperdiciamos mucha comida. Yo he tenido que racionar la comida y no desperdiciar, puede seguir subiendo la inflación, pero se puede controlar, he visto crisis del 79, del 82 que dijo López Portillo que dijo que iba a defender el peso como un perro y ahora el presidente que está empecinado en hacer sus cosas, sus obras, dice que va a ayudar a la gente, pero no es cierto”, manifestó.

Don Agustín contó que las decisiones de los gobernantes, la inflación y la crisis económica se resiente en un día normal como hoy que no alcanza para llevar todo lo que quisiera comprar para comer.

Hombres, mujeres, jóvenes y hasta los niños que acuden a realizar sus compras a los mercados de la ciudad se dan cuenta que cada vez alcanza para menos, pues los precios de todo van en incremento.

La señora Beatriz Lemus, de 55 años es pensionada y ella coincide en que hace unos años acudía al mercado y podía comprar todo lo que quería y se le antojaba, ahora tiene que racionalizar más el gasto porque los precios van en ascenso. 

“Todo está muy caro, los precios están muy altos, muy exagerados, no nos alcanza ya, el jitomate, cebolla, carne, huevo, todo está subiendo. No nos alcanza, está todo muy caro, tiene uno que administrarse más para que alcance colegiaturas de mis hijos. Ahora tenemos que medir los gastos y comprar menos, comprar lo necesario, ya no alcanza para comprar y tener una reservita en la casa, vamos al día”, dijo la señora Beatriz.