Óscar Jiménez

León.- Desde el pasado viernes se ordenó archivar y poner fin al litigio relacionado al Estadio León y terrenos aledaños, que recientemente compró Grupo Pachuca a través de Fieracapital Inmobiliaria al Club Social y Deportivo León A.C. encabezados por Roberto Zermeño.

Esta acción culmina parcialmente con el juicio que se abrió prácticamente desde el cerrojazo del fideicomiso. Sin embargo, los archivos no se destruirán debido a que la jueza a cargo consideró el asunto de “demasiada trascendencia e importancia social”, por lo que, de acuerdo a lo acordado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, éstos se deben salvaguardar.

Viene la contra

Ante esta acción, el grupo de palco habientes, dueños de plateas y socios fundadores irán por lo que ya habían anunciado desde hace tiempo: la nulidad de todo el proceso.

Al haberse cerrado la documentación del litigio es tiempo en que los interesados pueden presentar señalamientos:

“Nos vamos a ir al famoso juicio de nulidad para juzgarse por fraudulento, y ahora sí procede el juicio en el aspecto federal o en el fuero común”, señaló Octavio López de Alba, representante legal del grupo de dueños de palcos y plateas y socios fundadores.

En esta nueva intervención se buscará anular las 17 actas de asamblea del Club Social y Deportivo León A.C. que datan desde 1989 hasta este 2021, y que comprenden las referentes a Miguel Ángel Vielma, del Lic. Hernández Aguado, Valente Aguirre, Zermeño, entre otras que se mantienen en el ínter.

Foto: Cristina Muñoz

Pero el principal interés es buscar la nulidad de dos actas que datan desde el 2011, la 18,810 y la 18,894 desde donde se agravó el problema tras el fideicomiso:

“Tumbando esas dos actas, todo el problema regresa a su estado original”, lo que provocaría que los jueces pidan regresar los montos económicos de las transacciones ya realizadas por espacios como el estadio, los terrenos y el Munpic.

Para este proceso podrían intervenir todos los “interesados”, como lo son también el Banco del Bajío, el Municipio de León y por supuesto, la representación del Museo Nacional de la Piel y el Calzado (MUNPIC) para solicitar el regreso al estado original.

“¿Munpic por qué peleará? Porque serán notificados de que ya se archiva el expediente, y al momento dado de la notificación tiene 15 días para presentar el amparo”, señaló López de Alba.

Principalmente, de manera legal se señalará falta de continuidad y tracto sucesivo, y se espera que ante los primeros acercamientos de los interesados esto pueda demorar, a lo mucho, un par de semanas antes de recibir una notificación y alrededor un año para ‘culminar el litigio’.

“Por conocimiento de causa, incluso, podríamos recortar el proceso hasta en un año, para que se regrese todo (…) queremos también que se reconozca el usufructo de los palcohabientes y plateas (…) si las autoridades ahora sí aplican el derecho como está escrito, vamos a ir para adelante y le vamos a quitar todo a Zermeño y compañía”, finalizó Octavio López de Alba.

El caso

Foto: Especial

Desde el pasado mes de marzo, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo anunció que, junto con el municipio de León, adquirirían los terrenos donde se encuentra el Estadio León, pues resaltó que las 6 hectáreas donde se encuentra el Estadio no pueden quedarse en manos de particulares, sino que deben ser utilizadas en beneficios de toda la ciudadanía.

Un mes después, el alcalde Héctor López Santillana explicó que lo más probable sería que la compra se definiría el próximo trienio.

“Lo que estoy haciendo es dejar esto preparado para, si así lo consideren, poder someterlo a la consideración del Ayuntamiento, no es una garantía que ocurra en el corto plazo”, resaltó. Incluso comentó que seguía trabajando en el aspecto jurídico para presentarlo ante el Ayuntamiento leonés.

No obstante, a mediados de julio el Grupo Pachuca anunció la compra del Estadio León  a través de la Sociedad Fiera-Capital “como una decisión estratégica en el futuro del Club León y la Institución que representa”.

Sobre los dueños de palcos y plateas, Grupo Pachuca indicó que el Club León les informaría y ofrecería en su momento un plan de financiamiento para adquirirlos. Por otro lado, aclararon que de no haberse cerrado esta operación, la continuidad del equipo en la ciudad “habría estado seriamente comprometida”.

Esta situación provocó toda una serie de críticas negativas ante la venta del estado, entre las que destaca la denuncia del PAN que venía arrastrando desde el 2005 contra los exgobernadores Murillo Karam y Ángel Núñez, a quienes señalaban por haber otorgado una serie de beneficios -con recursos públicos- al club de futbol de Grupo Pachuca.

Por esta razón, criticaron que este mismo grupo se quedara con el Estadio León a partir de la sociedad Fiera Capital que está representada por Jesús Martínez, quien ostenta 8 mil 300 acciones, Pedro Cedillo con mil y Armando Martínez con las 700 acciones restantes.

Además, personalidades como el doctor Primo Quiroz, exdirigente del Club León y Octavio López, abogado de los socios fundadores, pidieron que se especifique cómo fue que se llevó a cabo la transacción y si los gobiernos, estatal o municipal, tuvieron injerencia para el trámite.