Luz Zárate

Celaya.- A través de redes sociales se ha difundido a un par de niños limpiaparabrisas al momento de entregarle sus ganancias a un hombre mayor, lo cual ha sido criticado por los ciudadanos, pero cuya acción se replica en varios cruceros de la ciudad.

Según registros del DIF municipal, un niño que se dedica a pedir dinero o a limpiar parabrisas puede hasta llegar a ganar de 700 y hasta mil pesos en un día, mientras que en un día malo llegan a juntar unos 200 pesos.

El video donde los niños entregan monedas fue grabado en el crucero del bulevar Adolfo López Mateos y la calle Ignacio Allende. Después de que se hizo viral, los menores se retiraron de ese cruce y no trabajaron este miércoles.

Limpiaparabrisas, migrantes que piden dinero, personas que se dicen enfermas, vendedores, adultos mayores que solicitan una limosna han encontrado en los cruceros de la ciudad una manera de obtener ingresos. Sin embargo hay situaciones más graves en la que se utiliza a menores de edad para obtener mayores ganancias y que el DIF municipal considera que es explotación infantil.

Sin embargo, el que estén pidiendo dinero en los cruceros o diferentes calles de la ciudad no está permitido en el Bando de Buen Gobierno.

A principios de la pandemia, el DIF municipal detectó un incremento de un 392% de niños que son víctimas de explotación infantil y trata de personas, cuyos menores son obligados a trabajar en los diferentes cruceros de la ciudad, conforme pasaron los meses se fue erradicando esta práctica y ahora nuevamente se comenzaron a instalar por doquier.

También en un diagnóstico de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se detectó que no todos los que estaban en los cruceros son trabajadores o personas humildes que piden dinero para sobrevivir, pues hay quienes aprovechan para delinquir o bien incurren en actos de explotación infantil.

Aunque hay conductores que sí acceden a aportar unas monedas, hay otras que piden a las autoridades que realicen operativos y los retiren de los cruceros, pues temen que sean sólo “halcones” que sirven para que más adelante los asalten o que se obligue a los menores a pedir dinero.

Cabe destacar que la administración pasada se realizaba constantemente el Operativo Crucero Seguro, en el que policía Municipal en coordinación con el DIF, quitaban de los cruceros a los adultos y niños que piden dinero, así como a los vendedores y artistas callejeros.

En la actualidad se han reducido las acciones de este Programa “Crucero Seguro” que presumió la anterior administración, y que estuvo a cargo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y del DIF, nuevamente abundan las personas que practican la mendicidad en las diferentes calles y vialidades.

Antes de que concluyera la anterior administración, se informó que disminuyó un 70% las personas que practican la mendicidad, así como los comerciantes que venden en los cruces de las vialidades.

El DIF municipal tiene un diagnóstico en el que se evidenció que en un buen día una persona puede ganar alrededor de 700 pesos, un día malo por lo menos se lleva 200 pesos y si el adulto va acompañado de un niño, los ciudadanos aportan más dinero.

Foto: Eduardo Ortega

En Celaya son 59 cruceros en los que se ha detectado a personas que venden o realizan alguna actividad para obtener algún ingreso. No obstante, los limpiaparabrisas, vendedores y artistas se cambian de un lado a otro para tratar de pasar desapercibidos por las autoridades. 

Son los policías municipales los encargados de retirar a los vendedores y artistas urbanos, pero muchos de los adultos se molestan de que son retirados de la vía pública; mientras que en el caso de los niños es el DIF municipal la dependencia que interviene.

El Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Celaya, prohíbe que estén personas en los cruceros realizando alguna actividad y por la cual pidan alguna moneda. En su artículo 63 se señala que se puede infraccionar a alguien por impedir el libre tránsito de personas al realizar actividades de entretenimiento en cruceros o vialidades, así como aquellas que obstaculicen el arroyo vehicular y paso peatonal.

En el reglamento se da facultad a los elementos de policía para atender cuestiones que atenten el orden público y la paz social, siempre salvaguardando la integridad de los ciudadanos.

Trabajo infantil muestra crisis en Guanajuato

La crisis económica desatada a partir de la pandemia de la Covid-19 dejó estragos entre las familias guanajuatenses que han tenido que improvisar y encontrar maneras de subsistir luego de la pérdida de trabajos y la desaparición de negocios.

En Salamanca el Sistema DIF municipal tiene detectados actualmente a 33 niñas, niños y adolescentes trabajando en dichos puntos.

La permanencia de familias trabajando en los cruceros de este municipio incluidos menores de edad, cada vez es más notorio, haciendo malabares, limpiando parabrisas o simplemente pidiendo una moneda entre los vehículos con el riesgo que esto implica.

De acuerdo al Sistema DIF municipal del 2019 a la fecha existe una permanencia constante que se hace cada vez mayor en los principales cruceros y actualmente se tienen detectados a 33 niñas, niños y adolescentes trabajadores dichos puntos.

Por otro lado, la presencia de niños trabajando en las esquinas y cruceros de Irapuato, e incluso entre las calles de la colonia, se incrementó en un 80% durante la pandemia, señaló el director del DIF Municipal, Rafael Uro Antillón.

El director comentó que, durante la pandemia, el trabajo del centro DIF no se detuvo y se dio atención a los reportes de niños y niñas trabajando en las esquinas, o bien, llegaron varios reportes en donde los niños trabajaban casa por casa pidiendo dinero o vendiendo algunas cosas.