Luz Zárate

Celaya.- Madres de dos policías municipales desaparecidos hace cuatro y hace dos años, siguen exigiendo justicia por la desaparición forzada de sus hijos y claman porque aparezcan.

Alejandro Peña Vázquez fue “levantado” el 22 de septiembre del 2019, en el relleno sanitario “Tinajitas” donde se encontraba trabajando como Policía Auxiliar. En ese lugar fue secuestrado por personas armadas que se lo llevaron en un automóvil. A la fecha hay una persona detenida, pero no se ha encontrado al elemento.

María del Carmen Vázquez, mamá de Alejandro, contó que el policía desaparecido tiene un hijo pequeño y ella no sabe qué decirle sobre su padre, pues no sabe si está vivo y tampoco se ha encontrado su cuerpo.

“Hay un detenido. Quien se llevo a mi hijo fue un sobrino mío, pero no hay avances de nada, no me dicen a mí nada de él, no ha habido avances en dónde está él, sólo me dicen que agarraron a esta persona, pero no me dicen nada. Hasta ahorita sólo me dicen que siguen trabajando y yo sigo igual, el 22 de septiembre son dos años que desapareció mi hijo, dos años que ha sido muy difícil para mí, porque él es mi todo”, aseveró al tiempo que sigue exigiendo que aparezca.

Por si no lo recuerdas: Madre de policía auxiliar desaparecido sigue sin poder cobrar sus sueldos caídos

Ella y la señora Cecilia Rodríguez, mamá del policía Diego Armando Ramírez Rodríguez, afirmaron que tener a un familiar desaparecido es “una muerte en vida”, pues cada día se amanece con la esperanza de encontrarlo con vida, pero pasan las horas y siguen sin tener noticias.

También lee: Acámbaro: foco rojo de desaparecidos deja madres en “velorio eterno”

Fue la noche del 18 de septiembre del 2017, cuando Diego Armando fue privado de su libertad cuando vendía tamales en la avenida Las Torres en la colonia Villas del Bajío. Ahí llegaron hombres armados y se lo llevaron. Era su primer día tomando vacaciones y había aprovechado para trabajar en el negocio familiar. Desde entonces no sabe nada de él.

“Mi hijo tenía 6 años trabajando en la corporación, ahorita tiene 4 años desaparecido. Yo lo que pido es que me lo entreguen, que me digan dónde está y que mi nieto tenga a donde irle a llorar, a donde llevarle una flor, son 4 años viviendo esta incertidumbre, viviendo esta angustia día con día. Era su primer día de vacaciones, ese día me habló y me dijo que ahora si íbamos a empezar a trabajar en la venta de tamales, pero se lo llevaron y ya no regresó. Ya no sabemos qué hacer, desde ese día nos robaron nuestra vida, nuestra estabilidad”, platicó la señora Cecilia Rodríguez, mamá de Diego.

Sobre los policías desaparecidos, el Secretario de Seguridad Ciudadana, Miguel Ángel Simental, dijo que no tiene conocimiento de los avances de estos dos casos, porque es una investigación que lleva la Fiscalía General del Estado, sin embargo, se comprometió a informarse sobre los avances.

Simental, aseguró que se han reforzado los protocolos de autocuidado de los policías municipales.

En Celaya alzan la voz para exigir dar con sus desaparecidos

En conmemoración del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, el pasado 30 de agosto, en Celaya, miembros de varios colectivos de búsqueda de personas se manifiestan en Presidencia Municipal exigiendo la recuperación de sus familiares que, desde hace semanas, meses y hasta años permanecen desaparecidos.

Además colocaron un tendedero con los nombres de las personas desaparecidas en Guanajuato.

Fue un grupo aproximado de 100 personas, quienes llegaron a Presidencia Municipal a exigir a las autoridades locales la localización de sus seres queridos, asimismo, mostraron su impotencia ante la falta de resultados en las investigaciones sobre sus desapariciones.

De acuerdo a los datos proporcionados por los colectivos, en Celaya el año pasado había 595 personas desaparecidas, de estos, durante el 2020 fueron localizados vivos y muertos 404 personas, pero aún quedan 191 casos en los que todavía no se sabe nada de las víctimas, además, falta contabilizar las personas desaparecidas de este 2021.

Lee la nota AQUÍ.

LC