Irapuato: Siguen sin pagar la deuda millonaria de predial para el estadio Sergio León

Fotos: Eduardo Ortega

Nancy Venegas

Irapuato.- El millonario adeudo por el impuesto predial que supera los 5 millones de pesos continúa. La alcaldesa Lorena Alfaro señaló que esperarán a que termine el proceso jurídico por la posesión del coloso para definir la regularización de esta cuenta.

“La eterna pregunta de la deuda del predial, hay que finiquitar jurídicamente para poder hacer lo necesario para el cobro del mismo, en este momento estamos en un litigio entre el municipio y el anterior el dueño de la franquicia, cuando esto se resuelva entonces retomaremos los temas administrativos”, sostuvo la presidenta municipal al hablar de la deuda millonaria del inmueble mundialista por el pago del predial.

Hasta la pasada Administración municipal, el pendiente rebasaba los 5 millones de pesos. En varias ocasiones las entonces autoridades municipales se reunieron con los representantes legales del inmueble, pero no llegaron a un acuerdo para la regularización de esta cuenta.

Ver más: Dan prórroga para pago de predial del estadio en Irapuato; “es lo de menos”, dice el alcalde

“Bueno lo estamos viendo de manera integral porque recuerden que el estadio en este momento está en posesión del municipio es el que tiene el usufructo por 25 años y por lo tanto pues el municipio no se puede autocobrar el predial… Nosotros vamos a defender este comodato en beneficio de los irapuatenses y que podamos hacer una adecuada gestión ante la Federación Mexicana de fútbol para eso tenemos que tenerlo nosotros en posesión”.

En julio pasado, a tan sólo unos días de que terminaran las obras de rehabilitación que pagó el gobierno estatal, una tromba acabó con parte de la techumbre del Sergio León Chávez. Alfaro García comentó que realizarán un dictamen de los daños.

“Nosotros haremos administrativamente lo conducente también emitiremos y solicitaremos un dictamen al respecto, un dictamen técnico con gente profesional que sepa qué fue lo que pasó ahí y en función de eso pues a nosotros nos permitan transitar en las mejoras del propio estadio para dejarlo en condiciones, ir a hacer una gestión ante la Federación Mexicana de fútbol previo a la resolución del conflicto por la disputa de la posesión”.

Les dieron prórroga

Aunque el próximo 30 de julio la directiva de la Trinca Fresera tendría que haber iniciado con las mensualidades para cubrir los 6.5 millones de pesos que debe el estadio Sergio León Chávez al Municipio desde hace casi 17 años, el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez consideró que el pago de la deuda “era lo de menos”, pues la autoridad debe de ser sensible si se quiere un equipo de fútbol. 

Hace un año cuando fue presentado el Grupo San Román como el encargado de traer un equipo a Irapuato, se estableció que en el convenio se tenía especificado que la directiva tendría que pagar la deuda histórica del predial, en pagos mensuales.

Aunque el contrato fue reservado por el Gobierno Municipal, el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez aseguró que se había dado una prórroga de un año a partir de la firma del convenio para empezar a pagar, debido a la contingencia y a la falta de asistencia a los partidos.

El Gobierno Municipal ya había dado un año de prórroga para que el Club Deportivo Irapuato comenzara a dar los ‘abonos’ para el pago del adeudo del predial de más de seis millones de pesos que tiene el estadio Sergio León Chávez desde hace 17 años.

Fue el día 30 de julio del año pasado que se firmó el convenio con la familia San Román, el día que se dio a conocer que el Municipio tendría el usufructo del estadio por 25 años.

Incluso el alcalde Ricardo Ortiz señaló que una vez que se abriera el estadio, gradualmente se estarán dando los primeros pagos del abono del impuesto del predial y consideró que no era una mala inversión.

El presidente municipal defendió que la inversión que se hizo tendría frutos ante el posible ascenso del Club Irapuato, pues las obras se hicieron con base al cuadernillo, además de que cuando se hizo la supervisión a finales de mayo, los inspectores no pudieron objeción alguna.