Óscar Jiménez

Guanajuato.- De acuerdo a las estimaciones de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), Guanajuato es uno de los estados donde se presenta un mayor campo de vulnerabilidad para que los niños y jóvenes, sean reclutados por el crimen organizado.

Recientemente, y tras las cifras emitidas en el Censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) correspondientes al 2020, la organización realizó junto con el Observatorio Nacional Ciudadano un trabajo de investigación denominado ‘Reclutamiento y utilización de niñas, niños y adolescentes por grupos delictivos’, donde a partir de estimaciones y estudios de cifras previas se indica el grado de vulnerabilidad y amenaza de los mejores en el país.

Sin embargo, en algunos rubros destaca el estado de Guanajuato como una de las zonas con mayor conflicto por el tema en el país; particularmente se confirman 242 mil 191 menores vulnerables en Guanajuato, es decir, un 12.1 por ciento de esa población de edad, y sólo por detrás Chiapas (301 mil 617), Jalisco (309 mil 736), México (455 mil 218) y Veracruz (263 mil 944).

“Es uno de los 7 estados que sobresale, tal como lo marcamos. Y hay que observarlo con el incremento de la actividad delincuencial y también con el desarrollo industrial. Es un caso complejo el de Guanajuato, y particularmente de ciudades como León donde se está viendo la disputa del territorio. La disputa del territorio no únicamente sucede en el mundo adulto, si es el territorio, también es la vida de niños, niñas y adolescentes. Este grupo de población representa más del 30 por ciento del país, y cómo podríamos pensar que el incremento de la actividad violenta y delictiva en Guanajuato no tocaría a la vida de niños, niñas y adolescentes si son más de la tercera parte”, señaló Tania Ramírez, directora ejecutiva de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Sin embargo, destaca también a Guanajuato dentro de las entidades federativas más afectadas en los rubros denominados por el estudio como ‘Personas con lesiones por tipo de violencia’ donde se determinan niños y jóvenes de 0 a 17 años con un total de 3 mil 122.2 como valor absoluto por las víctimas determinadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública durante los años desde 2015 hasta 2020.

También se destaca como una de las entidades más afectadas por los adolescentes víctimas de delitos (952), así como adolescentes imputados (3,165.5) y víctimas -menores de edad- de homicidio doloso (84.4), por medio de los promedios simples de los años con diversas bases de información disponibles.

“Lo que encontramos en Guanajuato es una descomposición relevante; hay que recordar que al final de la administración de Peña (Enrique Peña Nieto) se les retira una parte importante de las fuerzas federales a la entidad y se dejan apenas 50 fuerzas federales por turno para cubrir uno de los estados con mayor cantidad de ciudades económicamente activas, que tiene vías férreas, carreteras, aeropuertos, entonces queda en abandono la entidad. Esto dio espacio a que puedan ingresar grupos delictivos de otras zonas, como es el caso de Jalisco Nueva Generación y que comenzara el choque con los grupos locales como era el cartel de Santa Rosa Lima; no sólo para el tema del robo de hidrocarburos sino para muchos otros temas”, comentó Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano.

De igual manera, Guanajuato también contempla una de las peores cifras de amenaza para los menores con 58 mil 020, sólo detrás de Chiapas (64,473), Jalisco (68,196), México (76 mil 771) y Puebla (62,034) esto al contemplar las estimaciones a través de variables de la forma de vida que conllevan en los estados del país.

“Guanajuato es un estado donde hay trabajo y trabajo bien pagado, donde hay oportunidad dentro de la ley pero la ausencia de políticas públicas; si no hay respuestas contundentes y colaboración institucional, los esfuerzos se ven marginales y en una ausencia de estrategia federal vemos que los estados siguen empeorando”, finalizó Rivas.

Preocupa aumento de menores homicidas

En los últimos nueve años, la Fiscalía General del Estado (FGE) ha detenido a 60 adolescentes de entre 12 y 16 años de edad por el delito de homicidio doloso y feminicidio; en los últimos tres, se iniciaron expedientes en contra de 4 mil 467 por diferentes motivos.

Cada vez es más común que en medio de un hecho delictivo, se hable de la presencia de adolescentes, casi niños delinquiendo. Según la Fiscalía, los delitos más comunes que se cometen por este grupo de edad son delitos contra la salud (venta de droga), el robo, lesiones, daño, allanamiento de morada y amenazas, entre otros delitos.

Por otro lado, cifras oficiales confirman que delinquir resulta cada vez más atractivo para los menores de edad.

De acuerdo con datos de la Dirección de Reintegración Social para Adolescentes, en 2020 creció más del doble el número de los que fueron vinculados a proceso en comparación con 2019, al pasar de 287 a 669 sometidos a juicio tras haber cometido un delito.

El crecimiento se ha mantenido constante, pues mientras en 2015 y 2016 la cifra de adolescentes vinculados a proceso oscilaba en un centenar, en 2017, 2018 y 2019 el número subió entre 200 y 300, y el año pasado se disparó a 669.

También lee: Reintegrar a los menores infractores es una tarea titánica: jueza

La tendencia es aún mayor en 2021, ya que en el primer semestre se sujetó a proceso a 411 menores de edad, por lo que a ese ritmo serían más de 800 al cerrar del año.

Los mil 080 menores vinculados a proceso en 2020 y primer semestre de 2021, superan el total acumulado en los cinco años anteriores (mil 077).