Cuca Domínguez / Luis Telles

Salamanca.- El descuido y abandono de las autoridades sobre la infraestructura hidráulica del estado ha ocasionado explotación y que terceros aprovechen para ocupar espacios federales, con lo que se va reduciendo el territorio.

Tal es el caso de la Laguna de Yuriria que ha perdido su capacidad de almacenaje en un 32.21% y el río Lerma, en los 250 kilómetros a su paso por Guanajuato que nunca le han dado mantenimiento y con ello se generen contingencias.

De acuerdo a Agustín Robles Montenegro, presidente del Distrito de Riego 011, la Laguna de Yuriria tiene problemas de azolve, “el fango ya no permite un mayor almacenamiento”, pero además la zona federal ha sido invadida, “han fincado con el permiso de las autoridades municipales de Yuriria y Salvatierria, aparte, una gran extensión ha sido ocupada para cultivar”.

El líder campesino destacó que la laguna tenía una capacidad de almacenar 325 millones de metros cúbicos; en la actualidad puede llegar a almacenar alrededor de 220 millones y ya genera problemas de inundaciones.

“De haber tenido disponible para captar los 325 millones de metros cúbicos, no se habría tenido que desfogar agua al Lerma y generar los riesgos que se corrieron, con las inundaciones en tierras de cultivo y empresas”, dijo.

En el caso del río Lerma, Robles Montenegro dijo que, nunca se le ha dado mantenimiento en los 250 kilómetros que atraviesa a la entidad, “nací en 1951 y al menos desde entonces no se ha dado mantenimiento al río Lerma”, lo cierto es que no ha habido proyectos, y tampoco ha habido los recursos”.

“No cuesta 20 centavos rehabilitar el río, cuesta millones, me atrevería a decir millones de dólares para toda su longitud de 250 kilómetros, desde que sale de la presa Solís, hasta que desfoga en los límites con Jalisco”.

Señaló además que para empezar se requiere de un proyecto para que se puedan bajar recursos, “si no hay proyectos no hay recursos; creo que hasta el Banco Mundial está interesado en aportar dinero al río Lerma, porque está la vida de muchas personas, muchos seres humanos que es lo primordial”, precisó Robles Montenegro.

Puedes leer también: Tormentas dejan derrumbes, socavones, inundaciones en Yuriria, Celaya y Salamanca

Explotan la laguna

La laguna de Yuriria se sitúa a una altitud de 1750 metros y ocupa una superficie de 97 km2 (9 mil 700 hectáreas) con una profundidad media de 2.6 m y una capacidad de 325 millones de m3. Forma parte de la cuenca Lerma-Chapala-Santiago, en la subcuenca de los lagos de Patzcuaro-Cuitzeo-Yuriria.

Su territorio se ha disminuido por las diversas actividades agrícolas y fincas, sin que se tenga un porcentaje preciso; la calidad del agua se afecta por las descargas de agua residuales urbanas de varios poblados, además de la llegada de productos químicos de zonas agrícolas de la parte alta y de empresas teñidoras de telas.

Correo recorrió las inmediaciones de la laguna de Yuriria y pudo constatar que desde el camino entre las comunidades de Loma de Zempoala y Tepetates, se construyó un bordo que llega hasta la comunidad de Betanea del municipio de Salvatierra, que corta como mínimo unas mil hectáreas.

En dicho terreno federal, se pueden ver los cultivos de maíz y sorgo, que se riegan con sistemas de optimización del riego, “esas tierras tienen dueños, ellos tienen años sembrando, quien sabe cómo se hicieron de ellas, pero son muy productivas por la humedad de la laguna”, dijo un lugareño.

“La laguna llegaba hasta el camino (Loma de Zempoala de Yuriria hasta Cahuageo de Valle de Santiago), es más cuándo se llenada hasta brincaba el camino”, recordó otro vecino.

Por otro lado, la actividad turística que se ha detonado como forma de sustento de las comunidades rivereñas, los ha llevado a ocupar área federal donde han construido áreas comerciales donde expenden los productos que se obtienen de la laguna como son las mojarras, ranas, charales y otros que son la base de los comercios de pescados y mariscos de la zona.

También lee: Lluvias reviven cascada en el cráter La Joya, maravilla natural de Yuriria

El río Lerma

El río Lerma tiene 708 kilómetros de longitud desde que nace en el Estado de México atraviesa Querétaro, Guanajuato, Michoacán y descarga Chapala en Jalisco y al menos en los 250 kilómetros pasan por Guanajuato y no se tiene registro de que se le haya dado mantenimiento, según confirmó el propio Agustín Robles Montenegro, presidente del DR011.

De las cinco entidades por las que atraviesa este río, Guanajuato registra la mayor extensión con el 43.75 por ciento, de ahí la importancia de que se le brinde el mantenimiento.

Líderes campesinos como, Robles Montenegro; y Héctor Ortega Razo, secretario de Comercialización y Cosechas de la CNC estatal, han denunciado las condiciones en las que se encuentra el río Lerma.

“Le han crecido árboles en el centro del cauce, los bordos son los mismos desde siempre; urge que se realice un diagnóstico y se realicen obras de limpieza, de saneamiento, para que el paso del agua no tenga obstáculos y no represente un riesgo como en las pasadas lluvias”, precisó Ortega Razo.

De haber estado el río en mejores condiciones habría podido conducir el agua que cayó en la parte alta y la que se estaba desfogando de las presas por seguridad hidráulica, sin presentar un riesgo para zonas habitadas, zonas industriales y zonas cultivadas, como ocurrió recientemente.

Una joya ecológica

La Laguna de Yuriria es reconocida como Área de Importancia para la Conservación de las Aves (AICAS) por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) en el año de 1999 y declarada como Sitio RAMSAR en el año de 2004 por ser considerada como un Humedal de Importancia Internacional.

Es un hábitat de descanso y alimentación temporal de aves migratorias de la ruta del centro del país, como la cerceta azul anas discors, pato tepalcate oxyura jamaicensis y cerceta alas verdes anas crecca, entre otras, algunas bajo protección especial de acuerdo con la norma oficial mexicana NOM059-SEMARNAT/2001.

Piden apoyo para vigilancia

Pescadores de la Laguna de Yuriria, hicieron un llamado a la autoridad federal, estatal y municipal  a apoyar con la vigilancia durante la veda que existe, porque no se está respetando y algunos están ingresando a pescar con “chinchorros”, redes de arrastre no permitidas y cuando llega un solo inspector, no puede hacer nada ante los pescadores ilegales a pesar de ser una violación a la Ley federal.  

Hicieron el llamado a la Conapesca, para que siga enviando los inspectores, permanezcan los recorridos acuáticos y se sancione a quien viole la ley, para que sea un ejemplo y las personas que ingresan de manera ilegal, lo piense dos veces, “somos 13 organizaciones con poco más de 500 pescadores, con derechos de pesca comercial en la laguna, hablamos de 500 familias que resultamos afectadas si no se hace algo al respecto”.

Por otra parte, Ignacio Benavente Torres, presidente de Pro Libertad y Derechos Humanos en América, aseguró que cuentan con un proyecto ejecutivo para el saneamiento de la laguna de Yuriria para su oxigenación, un carril de zeolita que irá reduciendo los contaminantes y los líquidos pesados que vienen en el agua que entra, y solo están a la espera de los permisos de la Comisión Nacional del Agua.

Señaló que concretar el proyecto tiene un costo de casi 500 millones de dólares y lo patrocina Fondos Humanitarios de Alemania Azat.