Luz Zárate

Celaya.- Luego de que la familia Hernández Gállego solicitó la inmediata entrega de las 16 hectáreas que conforman el Parque Bicentenario o Malecón, el gobierno municipal se amparó para no devolver el terreno donado por los particulares, recurso legal que fue concedido y que evita que el municipio sea desposeído –provisionalmente- del terreno.

En el amparo aún se puede revertir dicha orden de desposesión y con la suspensión provisional podría alargarse nuevamente el juicio y entre tanto llegar a un nuevo acuerdo entre el municipio y el alcalde electo, Javier Mendoza Márquez.

En la página del Consejo de la Judicatura Federal en la consulta de expedientes del Juzgado Quinto de Distrito en el Estado de Guanajuato, se publicó el pasado 29 de septiembre la resolución  al expediente con número 731/2021, la cual establece que:

Fotos: Martín Rodríguez

“Se concede la suspensión provisional de los actos reclamados para el efecto de que el municipio aquí quejoso, en su carácter de parte dentro del juicio ordinario civil, del índice de Juzgado Cuarto Civil de Partido de Celaya, no sea desposeído del terreno que ocupa el Parque Lineal Bicentenario”, se lee en la resolución.

Cabe recordar que el Parque Bicentenario, también conocido como Malecón fue la “Mega sorpresa” que anunció el ex presidente Vicente Fox para Celaya el 4 de febrero del 2005, como un espacio turístico, comercial y recreativo “de gran clase” al estilo de San Antonio, Texas.

Pero ahora el municipio corre el riesgo de perderlo debido a una serie de incumplimientos del gobierno municipal, que consisten en obras de  infraestructura que se prometieron al momento de la donación.

Rubén Ayala, abogado de la familia Hernández Gállego –que fueron los particulares que donaron el predio donde se construyó el Parque Bicentenario- informó la semana pasada que ya había una sentencia ejecutoria en donde se ordena la entrega del predio, ante lo cual el municipio solicitó un amparo, el cual fue concedido el pasado miércoles.

Al regresar el terreno a los donantes, también se perdería la infraestructura construida en su interior, la cual ya es usada por centenas de personas que acuden al sitio a realizar actividades recreativas, deportivas, ecológicas y hasta eventos sociales que se realizan en el lugar.

Cabe recordar que son 16.2 hectáreas -162 mil metros cuadrados- que forman parte del Parque Bicentenario las que se perderían, donde la inversión que se hizo en infraestructura  –según se anunció en su momento- fue de 350 millones de pesos.

La donación se hizo un 29 de marzo del 2005, cuyo documento fue firmado por el representante legal de la familia y el entonces alcalde José Rivera Carranza, y la demanda interpuesta en el 2010 es por el incumplimiento de lo pactado.

Las obras que pedía el particular que se construyeran eran vialidades y algunas otras obras y servicios, con la intención de detonar económicamente la zona y que constan en el convenio firmado al momento de la donación.

Mientras sigue pleito, vándalos aprovechan

Y mientras sigue el pleito legal por la posesión del terreno del Parque Bicentenario, los ladrones han seguido saqueando el lugar.

Se han llevado desde hace años los barrotes de los barandales que protegen el parque, pero con el paso del tiempo cada vez son más los que se roban; así como las láminas del techo de los puentes vehiculares y todo lo que se pueda vender como fierro viejo.

En el sitio no hay quien vigile que se siga saqueando esta obra, según platican los que pasan por ahí y que viven en colonias cercanas, sí pasan las patrullas, pero para los ladrones no hay horario, acuden y ante la vista de la gente desprenden los barrotes y se los llevan.

En las obras que están en el interior, también se han llevado varilla, mosaicos, puertas, mobiliario y material de construcción.

La idea era crear una especie de parque con plazas comerciales a ambos márgenes del Río Laja en una longitud de 6 kilómetros de largo en ambos lados.

En la actualidad sólo se usa una cuarta parte de la superficie total del terreno, sólo dos kilómetros de la margen derecha se habilitaron como zona de esparcimiento y le llamaron Parque Bicentenario, el resto está sin uso y es justamente la zona en donde se han robado parte de las estructuras metálicas y el mobiliario que había en el interior del parque.

El lugar se ha ido deteriorando por la falta de mantenimiento y ausencia de seguridad, además de que se ha quedado sin uso una buena parte del terreno, lo que ha ayudado a que el sitio sea vandalizado y saqueado.

LC