Luz Zárate

Celaya.- Luego de ser un mega proyecto que pretendía ser un detonante económico y turístico, el Malecón o Parque Bicentenario sigue siendo un “elefante blanco” y una obra donde la mayor parte del terreno no es aprovechado, quedando cada día más  desvalijado.

Ya se han llevado parte de los barrotes que protegen el parque, también las láminas que formaban parte de la techumbre de los puentes, varilla, mosaicos, puertas, además de mobiliario y material de construcción. Se han robado todo lo que se han podido llevar para vender el fierro por kilo.

Te puede interesar: Los ‘elefantes blancos’ de San Diego de la Unión: cuatro alcaldes y 15 años de abandono

Destinaron 350 millones de pesos

Fotos: Martín Rodríguez

El Parque Bicentenario es una obra que se hizo durante el sexenio del ex presidente Vicente Fox y a la cual se destinaron 350 millones de pesos.

Fue anunciado por Vicente Fox el 4 de febrero del 2005, en ese entonces le llamó la “mega sorpresa” para Celaya y la anunció como un espacio turístico, comercial y recreativo “de gran clase” al estilo de San Antonio, Texas. Costó 350 millones de pesos

La idea era crear una especie de parque con plazas comerciales a ambos márgenes del Río Laja en una longitud de 6 kilómetros de largo en ambos lados.

En la actualidad sólo se usa una cuarta parte de la superficie total del terreno, sólo dos kilómetros de la margen derecha se habilitaron como zona de esparcimiento y le llamaron Parque Bicentenario, el resto está sin uso y es justamente la zona en donde se han robado parte de las estructuras metálicas y el mobiliario. 

A lo largo de los años se ha ido deteriorando más esta obra, por el tiempo, la falta de mantenimiento y el saqueo constante se ha ido deteriorando más y se ha quedado sin uso una buena parte del terreno.

También lee: Parque Bicentenario deja pérdidas a Guanajuato por 193 mdp en cinco años

Solo hoyos y una construcción a medias

En un inicio había tres lagos, con el tiempo se fue desgastando y rompiendo la geomembrana de los estanques y en la actualidad sólo se ven hoyos en el piso.

En medio de todo el parque se comenzó a construir un Museo de Historia Natural, pero tampoco se terminó por la falta de recursos, sin embargo la construcción quedó a  medias y hoy luce saqueada y desgastada.

También se quedaron semi concluidas la construcción de dos plazas: la Macro Plaza, que anteriormente tenía muros adornados con mosaico pero que ya no existen pues también se los quitaron y los hurtaron, y la Plaza de los Artistas que ha sido invadida por la maleza.

En la segunda parte del parque la maleza está crecida más allá de un metro, no se han repuesto los barrotes que se han robado y eso hace que fácilmente ingresen al interior a seguir vandalizando el lugar.

La zona que sí es utilizada como parque y representa una cuarta parte de la totalidad del terreno –se ubica en la margen derecha del Río Laja-, sí luce en buenas condiciones, con el pasto cuidado, la pista para trotar y correr sí recibe mantenimiento, así como los juegos infantiles, además de que hay policías municipales que cuidan el lugar.

A decir de los asistentes, se deberían detonar los 6 kilómetros de largo y el terreno de ambos lados del Río Laja, pues en Celaya hacen falta áreas verdes y espacios recreativos, sin embargo no se utiliza el resto por la falta de mantenimiento y el temor a que sean asaltados por ser una zona que no cuenta con vigilancia, que luce sola, desvalijada y está cerca de colonias conflictivas y peligrosas como la Progreso Solidaridad.  

LC