La madre de Juan David de 11 años, que era buscado como desaparecido, afirmó que fue el padrastro del niño quien lo mató a golpes

Staff Correo
Irapuato.- Los años de violencia y tortura que sufrió Juan David a manos de su padrastro Miguel Ángel ‘N’, elemento activo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, terminaron el pasado 13 de mayo. No por acceder a la justicia, si no que él lo asesinó a golpes.

La madre del pequeño de 11 años, María Reyna de los Ángeles, señaló al policía municipal como el asesino de su hijo. El hecho habría ocurrido hace más de una semana, cuando además por la madrugada abandonó el cadáver del pequeño en bolsas negras.

“Quiero que se haga justicia y que él confiese dónde dejó el cuerpo para darle una digna sepultura”, pidió la madre, previo a la audiencia contra el presunto responsable.

Miguel Ángel fue detenido desde la semana pasada. Este miércoles a las 9:30 se definirá su situación jurídica.

Odiado por no tener su sangre

María Reyna, declaró que el padrastro de David lo golpeaba constantemente solo porque “no era su hijo”. La tortura incluso lo habría obligado a dejar la escuela porque los maestros cuestionaban los signos de maltrato.

Por si no lo leíste: Familia de Juan David urge búsqueda del menor en Irapuato

Los castigos intensificaron el maltrato.

La mamá recordó que Miguel Ángel le ponía su chaleco antibalas, una mochila con herramientas y lo hacía correr por el fraccionamiento. Luego ponía hielo en las manos de Juan David hasta que se derritiera. Si había lesiones, él nunca recibía atención médica.

Aunque la madre era testigo de todo esto, ella también era víctima del maltrato a manos de Miguel Ángel.

El policía siempre la amenazó con hacerle daño a sus otros dos hijos o bien llevárselos a Guadalajara de donde es originario y tenía a otra familia.

Asegura que siempre vivió encerrada. La única vez que salió a divertirse, Miguel Ángel la obligó a regresar y la intentó ahorcar. Así acabó con su vida social.

El día del asesinato

El 13 de mayo Juan David intentó defenderse de los abusos, pero tristemente esto solo terminó en su muerte. Encerrada, María Reyna fue testigo como una intensa ráfaga de golpes dejó a su hijo agonizando en el suelo.

Aunque ella alcanzó a verlo con vida y pidió atención médica, el presunto agresor se negó y se llevo al niño.

Media hora después, Juan David habría dejado de respirar. Miguel Ángel tomó una bolsa negra, lo puso dentro y fue lo último que se supo de él.

La construcción de una mentira

Miguel Ángel no solo construyó una mentira para el asesinato del menor, si no que obligó a María Reyna a participar en ella. En el Ministerio Publicó tuvo, con miedo, que interponer una denuncia por la desaparición.

La falsa versión decía, que el niño tomó dinero de su casa y se había salido por la ventana a buscar a su papá biológico. Desde entonces ya no lo habrían vuelto a ver, pues la relación de la madre con el padre biológico no había quedado en buenos términos.

Sin embargo, los familiares de Juan David, vecinos y las autoridades ministeriales encontraron irregularidades en las declaraciones, por lo que tanto a la mamá como al padrastro los llevaron en calidad de presentados a declarar ante el Ministerio Público.

Ahí, a base de tortura y golpes la obligaron a confesar el homicidio, pese al miedo que tenía al policía municipal.

Puedes leer: Obispo pide alzar la voz por Juan David y los demás desaparecidos

De víctima a victimario

Aunque no solo María Reyna fue testigo del maltrato hacía el menor, el ojo publico recae su juicio sobre ella. La madre lidió con las amenazas del policía, ahora con las de sus vecinos, quienes a su vez fueron amedrentados por Miguel.

Los vecinos ya habían visto las huellas del maltrato, que derivo en una llamada al 911, sin embargo, en la impunidad se encubrió el hecho. Al llegar la patrulla en lugar de detenerlo, señalaron al denunciante.

Por temor al policía, este denunciante huyó, pero María y el pequeño Juan David continuaron en el infierno hasta el trágico hecho.

La búsqueda

Durante el fin de semana pasado, se llevó a cabo una búsqueda de campo a inmediaciones del fraccionamiento con ayuda de la Guardia Nacional. Familiares y amigos habían realizado una marcha en Irapuato para exigir justicia y la investigación de este caso, donde los vecinos acusaron a la madre y al padrastro como responsables. Hasta el momento se desconoce donde está el cuerpo de David.

Tras la entrevista a medios de comunicación, María Reyna aseguró que se entregaría a las autoridades para ampliar su declaración y contar todo lo que sabía. Sin embargo, no llegó a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), con sede en Irapuato, por consejo de su abogado.

Lee también: Desaparecen cinco menores en Guanajuato entre lunes y martes

Por lo anterior, el padre biológico del niño, David Martínez pidió ayuda a la ciudadanía para encontrar María Reyna, pues asegura que esta se dio a la fuga, después de dar la entrevista a medios y que no se va a entregar, pues sabe su responsabilidad en la muerte de su hijo.

Hasta este martes, Lorena Alfaro informo que ya inició una investigación en el área de asuntos internos.

Te puede interesar:

https://t.me/periodico_correo

LC