El obispo llamó a la sociedad a sumarse a la búsqueda de Juan David Martínez, niño de 11 años desaparecido y quien huyó de casa

Nayeli García

Irapuato.-El obispo Enrique Díaz Díaz llamó a la población a unirse a la búsqueda de Juan David Martínez de 11 años y no dejarlo en el olvido; así como darle voz a todos los desaparecidos.

Y es que, en este caso, al parecer el pequeño huyó de casa a causa de la violencia que sufría. Hoy su búsqueda ya no solo es en vida, sino con palas y picos.

“Desgraciadamente hay víctimas que son inocentes y que esta ola de violencia va alcanzando a personas que no tiene nada que ver. Cuando no se respeta la vida de los niños, la vida de los inocentes es más doloroso y triste. Duele la vida de cualquier persona que sea, aunque haya sido mala, pero duele más la vida de un inocente”, sentenció el obispo.

Lee también: “Te esperan en casa”: familia de Juan David urge búsqueda del menor en Irapuato

Juan David Martínez desaparecido
Juan David Martínez desaparecido Foto: Nayeli García

Juan David era violentado por su padrastro

Familiares y amigos de Juan David marcharon la semana pasada para pedir a las autoridades que encuentren al pequeño de 11 años; quién aseguran que escapó de su casa a causa de los maltratos por parte de su padrastro. Este fue señalado como elemento de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Desde el viernes por la tarde y durante el sábado luego de las contradicciones de su madre y el padrastro; la búsqueda del menor no solo se realiza en vida, sino que se tomó la decisión de buscar en los terrenos aledaños de su casa los restos del cuerpo del menor. Hasta el momento no hay certeza de la situación que guarda la investigación.

Enrique Díaz dijo que se suma a la búsqueda, pues señaló que es un caso que consterna a la Iglesia y a la sociedad,“sí, junto con toda la sociedad nos consterna este niño desaparecido, que ha tenido muchas manifestaciones y que yo creo que como iglesia nos unimos y pedimos que se dé solución y se encuentre a este niño y que se sumen todas las personas que se puedan a la búsqueda”.

Desaparecidos quedan en el olvido

El obispo lamentó que hay muchos desaparecidos que han quedado en el olvido, en la sombra; por lo que pidió dar voz a todas las personas que no han sido localizadas.

La Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas dio a conocer que en Irapuato, desde 1963 a la fecha han desaparecido 961 personas de 17 años o menos, 7 de cada 10 son mujeres en los rangos de 13 a 17 años.  Mientras que, de 12 hacia abajo, en su mayoría son niños lo que son reportados como desaparecidos. De estos, uno fue encontrado sin vida, 36 siguen encontrarse y el resto pudo ser localizado.

Juan David Martínez desaparecido
Juan David Martínez desaparecido Foto: Nayeli García

La colonia Constitución de Apatzingán es el lugar en donde más niños y adolescentes han desaparecido 18 casos. 15 de ellos son mujeres. A esta le sigue Valle Verde con 10 casos, 9 de ellos mujeres.  En tercer lugar, está San Juan de Retana con 7 niños desaparecidos, 6 son niñas.

‘Es una bendición estar vivo en este tiempo’

“Es una bendición estar vivos en este tiempo”, inició su mensaje dominical el obispo Enrique Díaz Díaz, al tiempo en que pedía a la sociedad ser constructores de paz.

Pues parece que las autoridades y la sociedad está a merced de las bandas criminales; situación que no va a terminar con los cambios en las corporaciones, sino que debe atenderse la raíz del problema.

Juan David Martínez desaparecido
Foto: Nayeli García

“Parece que estamos a mercede de las bandas criminales, parecería que nos son suficientes las autoridades…Creo que tenemos que asumir cada uno la responsabilidad y no dejar las cosas, no acostumbrarnos a que mientras no me pase a mí, no preocuparnos tanto. Es común que cuando pasa esto cerramos la puerta para protegernos, pero la muerte de cualquier ciudadano perjudica a toda la ciudad”, puntualizó.

No hay justificación para la violencia

El obispo consideró que no se puede justificar las guerras ni la violencia. Además, dijo que hay que trabajar desde los valores que se inculcan a los hijos en casa, para que no se dejen corromper.

“¿Cómo no tener miedo a los horrores del narcotráfico cuando se ha metido a todos nuestros pueblos, en todas las comunidades? ¿Nos quedamos cruzados de brazos para ver cómo nuestros jóvenes se corrompen, se contagian de la ambición de poder, del dinero? Miremos las verdaderas causas y no atenernos a que, con metralletas, que no sirven de nada, sino yendo al fondo de las cosas”, aseveró.

 El obispo dijo que en Irapuato han ocurrido muchos actos de violencia que dejan claro que las autoridades están rebasadas, los límites de la violencia, del respeto al ser humano.

MJSP