Manuel Arriaga

Abasolo.- Los habitantes de las comunidades afectadas por inundaciones continúan recibiendo ayuda en especie de las personas que se han solidarizado con su causa, con el afán de hacer menos pesada la carga por la pérdida que han sufrido a consecuencia de las inundaciones. Alimentos, ropa y medicamentos, son algunos de los apoyos que han recibido por parte de los diferentes sectores de la sociedad.

Desilusionados por la poca respuesta de las autoridades municipales y estatales, para atender la principal necesidad de los habitantes que según comentaron, es la evacuación del agua de la zona inundada, los damnificados no han bajado los brazos e iniciaron una colecta de dinero con el fin de retomar los trabajos de bombeo con los tractores agrícolas y otros gastos que tienen que realizarse.

El 25 de este mes fueron retirados los tractores agrícolas que desde hace 11 días, sacaban agua de la zona inundada para restablecer la vida en las comunidades de Huitzatarito, Santa Cecilia y Estación Abasolo. En su visita a Pénjamo, el Gobernador Diego Sinhue Rodríguez señaló que se pondrán a trabajar dos bombas de alto flujo para seguir disminuyendo los niveles de agua en la zona siniestrada.

“Ya lo vimos, el gobierno no va a venir a solucionarnos nada, no queda de otra más que entrarle nosotros mismos y solventar las necesidades básicas que tenemos, ya estamos llenos de cobijas, de despensas, sí las necesitamos, pero hoy lo más urgente es sacar el agua de nuestros negocios, de nuestras casas,”, señaló uno de los afectados.

Afirmaron que se ha iniciado una colecta para retomar el bombeo de agua con tractores agrícolas y para solventar algunas necesidades elementales, como refacciones y el pago a quienes tendrán que velar, para cuidar la maquinaria.

Denunciaron que, pese a la presidencia del Ejército en la zona inundada, no han cesado los robos a las viviendas deshabitadas, problema que preocupa cada vez más a los damnificados que tienen que turnarse para vigilar.

No hay avance en declaratoria

La secretaria de Gobierno, Libia García Muñoz Ledo informó que sigue sin haber avance por parte de la federación para la declaratoria de zona de desastre por las inundaciones en el municipio de Abasolo. “No tenemos todavía avance al respecto, ha sido el llamado sobre en el tema de los cultivos hay una pérdida importante que podría resarcirse o establecerse los seguros a través de esta declaratoria pero no nos han comentado. En cuanto baje el agua podremos entrar a las viviendas, conocer cuáles son las afectaciones, incluso en las cimentaciones y que se estará apoyando a las familias, no solo de Abasolo, sino también de Pénjamo y de Cuerámaro”.

Buscan comprar bombas

Habitantes de las comunidades afectadas por las inundaciones en Abasolo, han iniciado una colecta de manera formal para obtener dinero que les permita rentar bombas y comprar diésel, pues aseguran que el gobierno municipal, los ha dejado solos.

“Hoy te pedimos apoyo, necesitamos rentar bombas y comprar combustible, gobierno municipal nos dejó solos, nos urge sacar el agua de nuestras casas, mientras más tiempo pase, más daño tendrán nuestros hogares”, se puede leer el mensaje impreso en una lona que es presentada a los automovilistas que transitan por la carretera Abasolo-El Tule.

Los mismos afectados sostuvieron una reunión informativa el pasado lunes, donde señalaron que intentarían atender la contingencia por sus propios gobiernos, tras considerar insuficientes los apoyos que han recibido de los gobiernos municipal y estatal.

Apenas el viernes pasado, habían detenido el trabajo de seis tractores agrícolas que bombeaban agua en la zona de la contingencia, ante la falta de apoyo para el mantenimiento, refacciones y reparaciones.

Ahora, buscan rentar bombas agrícolas para seguir sacando el agua de las comunidades Huitzatarito, Estación Abasolo y Santa Cecilia, donde al menos 1 mil 750 familias están afectadas por las inundaciones que afectan a 426 viviendas.

Sufren por ayuda

Un grupo de personas iniciaron una colecta en la comunidad Estación de Abasolo desde el pasado 24 de septiembre, una de las afectadas por las inundaciones, para obtener los recursos que les permitan mantener las bombas agrícolas en funcionamiento.

Desde ahí, urgieron a las autoridades de los tres niveles de gobierno a traer equipo especializado que ayude a la tarea, pues, aseguraron que lo verdaderamente urgente es disminuir el nivel del agua en el área siniestrada para que los ciudadanos se reincorporen a su vida cotidiana.

Señalaban la falta de apoyo por parte de autoridades y el la falta de respaldo para reparar las máquinas con que ellos mismos sacaban el agua estancada de las comunidades inundadas.

Por ello, ese mismo día retiraron sus tractores, para evitar una descompostura mayor, ya que estos llevaban trabajando sin parar las 24 horas.

Por su parte el gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, prometió que enviaría dos bombas de alto flujo para seguir disminuyendo los niveles de agua en la zona siniestrada.

En su visita a Pénjamo, el 25 de septiembre, el gobernador reiteró que, en Abasolo, no hay para dónde aventar el agua porque los ríos siguen llenos. Dijo que incluso, ha urgido al secretario de Gobernación a nivel Federal emitir la declaratoria de desastre para que los campesinos afectados puedan cobrar los seguros de sus cultivos.