Lourdes Vázquez

Guanajuato.- El director del Hospital Pediátrico de León, Raúl Rojas Hernández, y la administradora del Hospital de Especialidades Pediátrico de León, María Esther Barrón Durán, deben ser separados de sus cargos de manera inmediata tras comprobarse que cometieron hostigamiento sexual y laboral contra una trabajadora del instituto, pidió la diputada local de Morena, Magdalena Rosales Cruz.

La también presidenta de la comisión para la Igualdad de Género del Congreso local recordó que la recisión laboral por motivos de acoso y hostigamiento sexual está establecida en la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos al Servicio del Estado y los Municipios.

Te puede interesar: “Mamacita y amor”, así se dirigía el director del Hospital Pediátrico a empleadas

Esto, luego que la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado (Prodheg) acreditó que una trabajadora sufrió hostigamiento sexual por parte del director del Hospital Pediátrico de León, por lo que emitió cuatro recomendaciones a la Secretaría de Salud de Guanajuato, entre estas:  que se brinde atención médica y psicosocial a la víctima, se le ofrezca una disculpa pública, además que se inicien o den continuidad a los procedimientos administrativos disciplinarios contra los servidores públicos señalados.

No obstante, la legisladora reprochó que la Prodheg no pide que se rescinda la relación laboral con los acusados, situación que genera impunidad, y es que dijo que para erradicar estas conductas es necesario que existan castigos ejemplares y una política de cero tolerancia. Lee más sobre la resolución AQUÍ.

“Me parece que esa recomendación que hace la Procuraduría de los Derechos Humanos no plantea la separación del cargo de las personas que están violando los derechos humanos de una mujer. En esta recomendación se plantean cuestiones de la atención a la víctima, pero se deja a un lado esa medida que debe ser inmediata, la separación del cargo y la Procuraduría debería, en ese documento, señalarlo de manera explícita”.

Atención debida

Por otra parte, señaló que la Secretaría de Salud debe dar la atención debida a la víctima que desde el 2018 sufrió esas conductas, no obstante, no debe limitarse a eso, sino que debe iniciar el proceso de rescisión laboral y debe actuar para verificar si existe una denuncia ante el Ministerio Público y brindar el acompañamiento necesario.

“Sí, tiene que ser atendida la víctima, pero el victimario tiene que ser sancionado de manera ejemplar y es un llamado al secretario de Salud a que atienda de fondo la situación y cumpla con lo que la ley del Estado y la Ley Federal del Trabajo señalan”.

A decir de la legisladora, los directivos y altos funcionarios del sector salud se conducen con una doble moral, por lo que se debe dar un ejemplo de lo que sucede cuando se abusa del poder.

ndr