Cuca Domínguez

Salamanca.- Feligreses católicos temen que, como en la primera ola de la pandemia, se vuelva a restringir el aforo en los templos debido al incremento del covid-19.

Es por ello que esperan que todos los ciudadanos sigan tomando las medidas necesarias para que no se llegue a esa situación, ya que causa mayor daño el encierro que asistir a misas, coincidieron los entrevistados al respecto.

Lee también: Comerciantes salmantinos piden endurecer sanciones por faltar a las medidas sanitarias

“Ya se han suspendido varios eventos religiosos, por ejemplo las peregrinaciones a San Juan de Los Lagos, las fiestas patronales de algunos lugares, y ahora que nos vuelvan a cerrar las iglesias, uno de los lugares donde nos sentimos seguros, pues no estamos de acuerdo”, dijo don Juan, un hombre mayor que cada que tiene oportunidad acude a misa.

“Creo que sobre todo en las personas mayores, ir a la iglesia nos ayuda primero a reforzar nuestra fe, y nos ayuda no estar encerrados y que no nos dé la depresión. Salir a misa nos ayuda a salir del encierro, aunque solo vayamos a eso, por eso no estaría de acuerdo en que se vuelvan a cerrar las iglesias”, añadió.

Foto: Cuca Domínguez

Por su parte, la señora Laura explicó que no es justo que se contemple cerrar las iglesias mientras las autoridades permiten que se lleven acabo fiestas y celebraciones, e incluso hasta eventos masivos como la Feria de León.

“No quisiera que cerraran los templos, mejor que castiguen, infraccionen o lo que tengan que hacerles a los que hacen fiestas, vaya usted por los salones de fiesta y todos están llenos de gente, sin cubrebocas, bailando como si nada, a ver las ferias de los municipios, esa de León donde sin control meten a todo el que compre boleto, por eso no estoy de acuerdo en que se cierren los templos, si de por sí ya son bien poquitos los que vamos. Encerrados estamos peor”, dijo.

Te puede interesar: Volvimos a amarillo, pero Salamanca anuncia fiesta religiosa en Valtierrilla

Desde el inicio de la pandemia en todas las instalaciones religiosas católicas se ha controlado el aforo, se les da gel antibacterial y se respeta la distancia.

También en celebraciones religiosas como primeras comuniones o confirmaciones, que tradicionalmente se realizan en grupo, solo se permite el acceso del menor y del padrino o madrina, igual para otras celebraciones donde solo se permite el acceso a los involucrados.

Foto: Cuca Domínguez

JRP