Redacción

Ciudad de México.- Andrea, una niña de seis años que vende dulces en una estación de gasolinería en Portoviejo, Ecuador y sorprendió a dos mujeres que la escucharon hablar en cuatro idiomas.

“Estamos totalmente impactadas mi mamá y yo porque, en una gasolinera, nos acabamos de encontrar a una niña que habla un perfecto francés y mi mamá, que es nacida en Francia, pudo reconocer este acento”, dijo una de las mujeres.

Lee también: Tira a la basura las cenizas de su esposo, quien por años la golpeó

La mujer platicó que pidió a la niña que se acercara y su madre empezó a platicar con ella en francés. La pequeña le dijo su nombre y contó que hablaba español, ruso y un poco de italiano.

Andrea aprendió a hablar estos idiomas mientras viajaba de un país a otro con sus padres, quienes trabajan en circos, recortaba los periódicos y leyéndolos fue como aprendió.

Las dos mujeres pidieron que en los cuatro idiomas les preguntara si querían un dulce. Luego las sorprendió cuando le preguntaron cuánto costaba toda su caja de bombones y ella respondió: cinco dólares.

Una de las mujeres le propuso darle 10 dólares y que se quedara con los dulces, lo que puso muy feliz a la pequeña niña.

Con información de Proceso

Te puede interesar: Asesinó al novio de su hija por venderla a una red de tráfico sexual

SZ