Óscar Jiménez

León.- La ciudad de León es la capital del calzado, de eso no hay ni la mínima duda. Además, así se referencia en la señalética a la llegada, en los discursos, y por supuesto, en las ventas, visitantes y demanda a las marcas que se han encargado de que sea así.

Más de un siglo después, León guarda la etiqueta, y marcas citadinas han tenido gran valor en ello.

El primer registro que se tiene de la relación con el zapato, sin embargo, data del siglo de 1600, cuando de acuerdo con el archivo de notarías de la época figuraba Miguel, conocido como el Indio Zapatero, quien se desempeñaba como uno de los pocos dentro del rubro.

Pero tuvieron que pasar casi tres siglos más para que la labor relacionada al zapatero se convirtiera en una producción mayor; igualmente, los beneficios por maquinaria y transporte, junto a sus avances, sirvieron para acrecentar la oferta de las marcas. Con ello, se consideraría a Don Teresa Durán como el primer empresario zapatero, que, a partir de 1905, poco antes de la Revolución Mexicana, ya trabajaba producciones mayores en serie.

También lee: Ganancias o mercancía: se ‘la juegan’ en tianguis de León ante operativos SAT

De acuerdo con los registros del Archivo Municipal de León, a través de los directorios de anuncios y telefónicos, distintas marcas ya ofertaban sus productos, basados en algunos casos en el denominado ‘estilo americano´’. Así era el caso de Manuel C. Amador, “La única casa que cuenta con operarios aptos para el desempeño de toda clase de calzado que se solicite atendiendo a sus favorecedores con prontitud y esmero”, era como se anunciaba la marca que se presentaba con zapatos con tacón para dama.

La mayoría de las marcas de entonces (1910) hacían hincapié en los servicios que brindaban, a pesar de que los diseños como anunciantes eran sencillos.

Dentro de aquellas reconocidas marcas de calzado que fueron de las primeras en producir en serie en la ciudad se encontraban Calzado Atila, Castle, José R. Moreno, Juan Arenas, Rafael Chávez, Pedro F. Ortiz, Rex, Mago, Morales Hermanos, Confort, XXX e incluso una que hasta hace poco se mantenía, la Fábrica de Calzado Emico.

LAS COMPLICACIONES

Con el paso de los años, algunas marcas han desaparecido, y otras más han sufrido de cambios radicales que, inclusive, se ven acompañados de pleitos legales. Así ha sido el caso de Emyco, una de las marcas más representativas en la historia del calzado en León, con más de 95 años de historia, pero cuyas últimas décadas no han sido las mejores.

También lee: Industria del calzado perdió más de 22 mil empleos en León

ADECUARSE A LOS CAMBIOS

Con 45 años en el mercado, la familia encargada de la marca Duque di Galliano, reconoce que parte importante para poder mantenerse es la apuesta por cubrir, con exactitud, la demanda de la clientela.

En su caso, hasta hace poco fabricaban solo calzado fino de caballero, pero cada vez eran mayores las peticiones del sector femenino que se vieron en la necesidad de innovar. De igual manera, la composición ha cambiado para obtener mayor comodidad, así lo manifiestan Jesús Flores y su hija, Patricia Flores, que se encuentran a cargo de la marca.

LC