Fernando Velázquez

León.- El presidente ejecutivo de la CICEG, Alejandro Gómez Tamez, apuntó que mientras en el sector formal se perdieron alrededor de 15 mil empleos en la industria del calzado derivado de la pandemia, en el sector informal la cifra puede oscilar entre los 22 mil y 25 mil.

Lo anterior, luego de explicar que en este sector la estimación es que por cada puesto de trabajo formalmente registrado ante el IMSS, hay 1.5 en la informalidad.

Además, señaló que, producto de la crisis generada por la contingencia sanitaria, algunos empresarios zapateros redujeron su plantilla formal, pero ahora reclutan personal en esquemas de informalidad.

“Consideramos que sí puede haber fábricas que disminuyeron su planta de trabajadores de formales, y ahora están en la informalidad, es algo que se ha estado comentando, que cuando al empresario se le complica hacer frente a la carga de las prestaciones sociales, puede estar reclutando personas bajo un esquema de informalidad”, dijo.

No obstante, Gómez Tamez también resaltó que en abril lograron recuperarse 500 puestos de trabajo formales, y con el programa piloto de regreso a clases presenciales, el panorama luce mejor, aunque aún con eso, la recuperación total de la industria tomará no menos de dos años.

Baja rentabilidad de negocios

El Presidente Ejecutivo de la CICEG indicó que otro de los problemas que enfrenta el sector calzado es que el costo de sus insumos ha crecido más que el precio de sus productos.

Refirió que mientras algunos de los materiales empleados por las fábricas han aumentado entre 10 y 15 por ciento, el precio de venta de los pares de zapatos ha incrementado solo 5 por ciento, lo que genera una disminución en la rentabilidad de las empresas.

“Desde luego que esto merma la rentabilidad de los negocios, y había habido incrementos importantes, pero estos ya se desvanecieron, pareciera que los comercializadores no están aceptando alza de precios significativas”, dijo.