Alejandro Gibrán

León.- La noche de este viernes se llevó a cabo la exposición de cinco artistas leoneses que a través del arte irrumpen en escena, rompiendo los tabúes sobre el cuerpo humano.

En un recorrido ecléctico y sorpresivo por cinco cuartos llenos de arte y emociones los artistas presentaron una gama de arte acerca del cuerpo humano.

En el recorrido se pueden percibir sabores, emociones de fotografías, pinturas y un body paint en vivo con el que pretenden dejar huella en un tema que muchos consideran un tabú.

El recorrido inicia con un cuarto lleno de espejos, sillones vintage y fotografías del artista Ernesto Padilla, quien tiene varios años realizando fotografía al desnudo y lo hace de manera sintética lo que crea un estilo de arte, basado en la modelo, el espacio y el enfoque al cuerpo humano en su estructura visual.

Lee también: Un ‘sueño musical’: César García acude a Bellas Artes para convertirse en director de Orquesta

El recorrido te lleva por puntos estratégicos de un costado de la casa Mirón, está galería que es una propuesta que sirve de plataforma para artistas locales.

El cuerpo desnudo de una mujer embarazada, que se encuentra enmarcada entre Magueyes es la siguiente puesta, además de otra mujer con vestimentas ancestrales nos lleva a una armonía con la naturaleza, nuestras raíces y la convivencia con lo que nos identifica como mexicanos, esta propuesta es parte de un proyecto más complejo llamado ‘Mujer Brava”, en el cual es la carta fuerte actualmente del artista leonés Godoyewsky.

La tercera sala, está compuesta por un cuadro de pintura, en el cual se puede apreciar la postura de una mujer con el torso desnudo y arrodillada en una postura en la cual coloca una mano en el suelo y nos refleja diferentes sentimientos mientras que los testigos de este arte comen un canapé, toman una bebida y disfrutan de una melodía acorde, esta es la propuesta de la artista Ingrid Muñoz.

Puedes leer: Colores que hablan: expone Cuba icónicos posters en UG Celaya

Al avanzar se llega a una sala con un cuadro que abarca casi todo el cuarto, luces cálidas refleja un sin fin de cuerpos desnudos, interminables y conviviendo entre sí, esta visión del mundo la comparte el pintor Ricardo Motilla.

Pará finalizar la mano extendida de color azul en un punto focal lleno de misterio y belleza cierra la experiencia el artista Jerónimo Graco, quien además es el encargado de realizar la puesta en escena.

El último evento en el patio central de la galería, expuso a tres personas a las que se les realizó un Body Paint, formando así una obra de arte viviente.

Isabella Arroyo, anfitriona del proyecto, comentó que este trabajo inició como un encargo escolar que fue madurando hasta el punto en el que se encuentra hoy.

Los asistentes disfrutaron de arte, bebidas y música, mezclados con una propuesta que les dejó una magnífica velada.

LC