Luz Zárate

Celaya.- Los vecinos de la comunidad La Cruz, ubicada al sur de Celaya, están temerosos que la tierra se coma sus viviendas debido a que desde el pasado sábado una enorme grieta está atravesando el pueblo y poco a poco va avanzando.

Son 38 las casas afectadas por las lluvias y por la cuantiosa bajada de agua que les llegó del arroyo El Maguey ubicado en la comunidad de Santa María del Refugio y que en teoría desemboca en el Río Laja, pero desconocen por qué, en esta ocasión, el caudal se fue hacia su comunidad, “si nunca había pasado”, relataron.

Los vecinos están seguros de que el agua que provocó la grieta no fue únicamente por las lluvias, sino por la presa ubicada en Santa María del Refugio pues adentro de una de las zanjas encontraron un pescado.

También lee: Lluvias desbordan y ponen al límite los ríos y arroyos de Guanajuato

Fotos: Martín Rodríguez

Por ello solicitan al gobierno municipal que, además de apoyar a las personas afectadas por la enorme grieta que apareció, también se prevea evitar daños a más viviendas y que la zanja siga creciendo.

La grieta atraviesa desde la calle Camino a Santa María y se va recorriendo por diferentes calles -de oriente a poniente-,  por lo que atraviesa gran parte de la comunidad.

Los vecinos calculan que la grieta abarca más de mil metros de largo y creen que llegará hasta la carretera que va hacia Salvatierra.

Los que aún no han sido afectados temen que siga lloviendo y que el agua de los arroyos y canales cercanos se desborde empeorando la grieta de modo que esta llegue a sus hogares.

Te puede interesar: Salamanca entra en Alerta Crítica: nivel del Lerma está al doble de su capacidad

“El agua busca camino, ella no piensa si va a pasar por campo, calle o casa, se viene y busca por donde correr, ahí está el caso de las casas que fueron atravesadas por la grieta y que las personas se tuvieron que salir, la zanja, grieta o falla, sabrá Dios que sea sigue avanzando, se escucha como sigue tronando el piso”, dijo Matilde Hernández.

Protección Civil determinó que son 38 viviendas afectadas, de las cuales 8 no están en condiciones de ser habitadas debido a que las viviendas tuvieron daños estructurales, entre las afectaciones hay una escuela en donde un salón también resultó severamente dañado.

En la calle Camino a Santa María la grieta dejó inservible el camino, pues atraviesa a lo largo y ancho el camino y los coches no pueden pasar, dejando además atrapados los vehículos de los vecinos que ahora no pueden salir a trabajar. Por ello determinaron rellenar el hoyo con sus propios medios y recursos económicos, pues no han recibido apoyo del gobierno municipal.

“Sí vino la alcaldesa el domingo, pero sólo vino a unas cuantas casas, aquí a la mía que quedó toda afectada, o a esta calle que quedó intransitable no vino, sólo vino a preguntarle a algunos como estaban, pero ni les resolvió, les dijo que vino a tomar nota de lo que había pasado porque ella ya se va, les dijo a los vecinos que ahora el próximo presidente va a tener que ayudarnos a solucionar el problema, pero el problema está ahorita no luego”, platicó Isaac Martínez.  

Y así como ellos, hay decenas de vecinos preocupados y pidiendo a los santos de su devoción que la grieta ya no avance y que la lluvia cese, porque de seguir las precipitaciones corren el riesgo de que siga ampliándose y sean más los afectados.

“Queremos que nos ayuden, son varias casas las afectadas, pero y los que estamos con la zozobra de que siga lloviendo y se siga recorriendo la grieta, algo se debe hacer, no es como que nadamás haya venido la alcaldesa a tomarse las fotos y no regresar a ayudar”, dijo Guadalupe Medina.

LC