Redacción

Guanajuato.- La Comisión Estatal del Agua de Guanajuato (CEAG) sostuvo que con la altura de 80 metros de altura en la presa El Zapotillo, propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se puede garantizar el agua para todos los beneficiarios sin inundar ni afectar a los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

Para la dependencia estatal, sólo es cuestión de controlar adecuadamente el volumen de agua almacenado.

Así lo señaló esta instancia en un comunicado que además de secundar el llamado a la negociación, aseveró que hay posibilidad de repartir el agua de la cuenca del río verde forma suficiente en “un escenario positivo para todos, garantizando el derecho humano al agua, porque el agua no tiene fronteras”.

El avance en la obra de la cortina es mayor y se encuentra prácticamente terminado. Fotos: Cristina Muñoz

Ver nota: No habrá agua de El Zapotillo para León; AMLO pacta con pueblos de Jalisco

“Creemos que el trabajo que por más de 25 años hemos realizado los gobiernos estatales y federal, así como otros actores involucrados en este importante proyecto, no puede ser concluido de manera unilateral y sin escuchar los argumentos de todos”, indicaron.

Resaltaron que aun sigue sin encontrarse una solución favorable para la totalidad de la población a la que se va a beneficiar de agua para su consumo, tanto la población de Guadalajara y los Altos de Jalisco, como la población de León.

“Esta solución debe ser técnica, no política como se está planteando”, afirmaron.

Sentenciaron que la población de León con sus más de un millón 700 mil habitantes, también tiene derecho a que le sea garantizado contar con agua para su consumo durante las siguientes décadas. Por ello, admitieron que será necesario además fortalecer las estrategias que ya se vienen desarrollando para lograr la sustentabilidad hídrica de León y Guanajuato.

Ver nota: Gobierno de Guanajuato insiste en agua de El Zapotillo; piden nueva cita con AMLO

Como medidas, la CEAG planteó:

– El uso eficiente del agua en los distintos usos en la Cuenca Lerma-Chapala para contar con remanentes de agua para consumo humano;
– Reuso de agua tratada; fortalecimiento del ciclo hidrológico;
– Proyectos de recarga de acuíferos favoreciendo los escurrimientos e infiltración;
– Acciones de mitigación los efectos del cambio climático;
– Disminución de la huella hídrica en los diferentes usos del agua;
– Disminución de extracciones reduciendo pérdidas en las redes de agua potable;
– Reducir las demandas doméstica e industrial;
– Uso eficiente del agua en la agricultura.

Agregaron que de las opciones viables, se requiere del apoyo de la Presidencia de la República para su ejecución, así como la participación activa de los entes gubernamentales y otros actores involucrados.

Aquí la postura íntegra:

Agua para las poblaciones de Jalisco y Guanajuato, es posible.

En la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato, como organismo rector del agua en el Estado, creemos que el trabajo que por más de 25 años hemos realizado los gobiernos estatales y federal, así como otros actores involucrados en este importante proyecto, no puede ser concluido de manera unilateral y sin escuchar los argumentos de todos y lo más importante: sin encontrar una solución favorable para la totalidad de la población a la que se va a beneficiar de agua para su consumo, tanto la población de Guadalajara y los Altos de Jalisco, como la población de León, Guanajuato. Esta solución debe ser técnica, no política como se está planteando.

Con la altura propuesta por el Presidente de la presa a 80 metros, se puede garantizar el agua para todos los beneficiarios sin inundar ni afectar a los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, sólo controlando adecuadamente el volumen de agua almacenado. Es un escenario positivo para todos, garantizando el derecho humano al agua, porque el agua no tiene fronteras.

La población de León con sus más de un millón 700 mil habitantes —gente de trabajo que vence las adversidades- también tiene derecho a que le sea garantizado contar con agua para su consumo durante las siguientes décadas. Por ello será necesario además fortalecer las estrategias que ya se vienen desarrollando para lograr la sustentabilidad hídrica de León y del Estado de Guanajuato, como son: uso eficiente del agua en los distintos usos en la Cuenca Lerma-Chapala para contar con remanentes de agua para consumo humano; reuso de agua tratada; fortalecimiento del ciclo hidrológico; proyectos de recarga de acuíferos favoreciendo los escurrimientos e infiltración; acciones de mitigación los efectos del cambio climático; disminución de la huella hídrica en los diferentes usos del agua; disminución de extracciones reduciendo pérdidas en las redes de agua potable; reducir las demandas doméstica e industrial; uso eficiente del agua en la agricultura; entre otros.

Existen opciones viables para lograr la seguridad hídrica de la población de León y de todo el Estado, sin embargo, estas estrategias requieren el apoyo decidido de la Presidencia de la República para su ejecución, así como la participación activa de los entes gubernamentales y otros actores involucrados.

“León debe buscar alternativas”

El vocero de la asociación Salvemos Temaca, Gabriel Espinosa Íñiguez, consideró que lo dicho por Andrés Manuel López Obrador en su visita a Temacapulín es un mensaje claro hacia León de que debe buscar alternativas para solucionar el problema del agua.

En entrevista, agradeció la visita del mandatario nacional el pasado sábado y su posición de hacer corresponsables a los pobladores de Temaca, Acasico y Palmarejo de las decisiones que se tomen en torno al proyecto hidráulico.

No obstante, reiteró que contrario a lo que muchos políticos piensan, la presa de El Zapotillo no debe ser vista como la única solución posible ante la crisis hídrica. Gabriel Espinosa apuntó también que estarán a la espera de la propuesta de la Conagua, la cual debe garantizar que no sean inundados los pueblos ya mencionados ni sus tierras de cultivo.

Añadió que debe contemplar los ajustes necesarios para brindar la seguridad máxima a los diques de la presa para que no haya riesgo de que, eventualmente, pueda tronar y anegar a Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

Preocupa que fuese un tema político: Enrique Díaz

El obispo Enrique Díaz Díaz consideró preocupante que el gobierno Federal esté negando el agua de la Presa el Zapotillo para el municipio de León, decisión que dijo espera a que esté bien argumentado y no solo sea un tema político.

“Me preocupa, porque el agua es un elemento básico primordial para todos, las razones no las sé, porque queda fuera, pero sí es preocupante, porque ha sido tema la falta de agua que se estuvo teniendo este año fuertemente y que ahorita con la lluvia se ha disminuido un poco”, señaló el obispo.

Enrique Díaz reconoció que desconoce a fondo porqué se decidió dejar fuera a Guanajuato, pues tanto el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo como muchos directivos habían expresado tener mucha ilusión de que León pudiera aprovechar el agua, que indicio es tan necesaria para una ciudad tan grande como es León.

“Al quedar fuera del proyecto hidráulico del Zapotillo nos preocupa y esperamos que no sea meramente político y se haya hecho un estudio serio”, opinó el religioso, al señalar que espera que haya argumentos sólidos con respecto a esta decisión.

ja/ac