Enrique Pérez

Xichú.- “No hemos tenido respuesta por parte del Gobierno estatal para la colocación de un puente”, manifestaron habitantes de las comunidades La Laja y La Pila, de Xichú, que continuamente arriesgan su vida cruzando el río en vehículos, caballos o a pie para recibir atención médica o los apoyos gubernamentales que necesitan.

Derivado de las fuertes precipitaciones en el municipio, la creciente del río en las inmediaciones de la comunidad La Laja pone en riesgo a sus poblares al intentar cruzar su cauce para acudir a cabecera municipal. Principalmente, son los adultos mayores quienes acuden para cobrar sus apoyos en la comunidad Huamuchil.

Más detalles: Xichú: adultos mayores cruzan río a pie para ir a cobrar su pensión

“Para nosotros es triste ver cómo la gente sufre bastante en tiempo de lluvias. La gente joven se puede defender un poco más del rio, por eso tratamos de apoyar  a mujeres, niños, que la verdad no pueden manejarlo”, relató Yonnic Sánchez, habitante de La Laja que incluyó a El Saucillo entre las comunidades afectadas por la situación.

Resaltó que incluso muchos vehículos se han acabado en su totalidad, puesto que ante la necesidad de llevar, incluso a personas enfermas al centro de salud en la cabecera municipal, son arrastrados, quedando el vehículo inservible.

Llevan tres sexenios sin respuesta

Por su parte, Juan Alberto Reséndiz, delegado de la comunidad La Pila y  comisionado ejidal  de la comunidad Las Tortugas, indicó que la petición para la realización de un puente se ha realizado desde el gobierno de Juan Manuel Oliva, sin que hasta la fecha tengan respuesta.

Añadió que las autoridades han argumentado que, como el río pertenece a la Biosfera, no existen permisos para llevar a cabo la construcción de algún puente, a pesar de tener esta necesidad desde hace décadas.

“Pedirles a las autoridades estatales que volteen a ver la gran necesidad que se tiene, que no se olviden de nosotros. Somos seres humanos y cada año ponemos nuestras vidas en riesgo por llevar a los adultos mayores, niños o discapacitados al centro de salud”, remarcó.

La declaración del decreto de la Biosfera entró en vigor desde el año 2007, estableciendo a la zona como núcleo y frenando todo tipo de obras, a pesar de la necesidad en que están.

ac