Nayeli García

Irapuato.- Guillermina llegó a pensar que la violencia sexual, la física y verbal que sufrió cuando era una niña de apenas cinco años de edad era una forma de cariño y fue hasta ahora, a sus 59 años de edad que comprendió que vivió un grado de violencia extremo que por ningún motivo se debe de normalizar como alguna vez ella lo hizo.

En el marco del Día Internacional de la Lucha contra la Violencia de la Mujer, en el Hospital General de Irapuato se reconoció a las mujeres que han concluido su tratamiento contra la violencia, por parte del Centros Especializados de Atención a la Violencia Familiar (CEAVIF), que este año puso como lema “Pinta el mundo de naranja; porgamos fin a la violencia contra las mujeres. YA”.

Ella es una sobreviviente, que estando en la sala de espera del Hospital General de Irapuato esperando para unos análisis se le acercó el personal para platicar con ella sobre violencia y ella pensó no sufrirla pues su pareja no la golpea, pero al hacer una introspección de su vida, se dio cuenta que la violencia verbal, económica, y psicológica también lo era, y yendo más atrás, desde niña, con apenas cinco años y hasta los 15 sufrió una serie de abusos que la obligaron a huir de su casa.

“Cuando era niña, llegue a normalizar tanto mi violencia sexual, física y verbal, yo lo veía como una forma de cariño y buscaba que me quisieran y aunque me dolía, sabía que me lastimaban, era la única forma de amor que conocía y todo esto se va normalizando hasta al grado que uno se convierte en un simple objeto”, recordó Guillermina.

Ella sufrió estas agresiones no sólo por parte de sus familiares, sino por parte de otras personas que al verla sola y desprotegida sin tener a alguien que diera la cara por ella, se convertía en un blanco fácil de abuso, expresó; por lo que cuando salió de su casa para ver por ella misma con apenas 15 años de edad, se prometió que eso jamás le pasaría a sus hijas y ahora a sus nietas.

“Sé lo que valgo como persona, saber que no estoy sola, poder decir: soy mujer, valgo por eso, sin críticas y sin etiquetas, y a pesar de mi edad pude lograr brincar esa barrera que tenía y estar ahorita segura de mí misma, sé que habrá más problemas, pero voy a salir fortalecida”, dijo.

Ante incremento de violaciones se quedan sin medicamento

La coordinadora del CEAVIF del Hospital de Irapuato, Magdalena Benavides Diosdado compartió que durante el confinamiento se tuvo un incremento del 50 por ciento en las atenciones por violencia sexual, por lo que tuvieron que hacer uso del stock que tenían de antibióticos y antivirales del 2017 a la fecha, pero se terminaron pues tuvieron meses difíciles como abril y octubre en donde las atenciones se incrementaron y tuvieron que hacer compras extraordinarias.

Compartió que esta pandemia del Covid, trajo consigo la pandemia de la violencia, en donde las víctimas eran confinadas con sus agresores y la violencia se incrementó por diferentes factores como el económico, el encierro e incluso la veda que hubo en la venta de cerveza.

También lee: Colombia clama por Nataly; exigen respuestas y justicia

Sin protección son abusadas en pandemia

De enero del 2020 a la fecha, en el hospital se atendieron 155 casos de violación, de niñas de 4 a 10 años de edad que fueron víctimas de violación por parte de sus familiares y que no tenían la protección de la escuela y sus compañeros para poder pedir ayuda.

El grupo que concentró el 60 por ciento de los casos, fueron las violaciones de entre 14 a 19 años en donde se tuvieron casos de familiares pero también de personas ajenas, pues era común hacer fiesta en casas en donde no había vigilancia de adultos ni filtros, ni seguridad como puede haber en un antro o centros recreativos.

El otro grupo de edad, fueron las mujeres de 23 a 42 años, en donde la violencia fue ejercida por sus parejas, con quiénes tuvieron que convivir por más tiempo en el núcleo del hogar, e incluso se tuvo el caso de una mujer de 90 años.

La violencia dijo se incrementó considerablemente por lo que destacó la importancia de poder identificar estos casos en los centros hospitalarios y canalizarlos, pues muchas de las mujeres que son atendidas, enfrentan.

LC