Staff Correo

Guanajuato. Desde hace tres años se advirtió de la vulnerabilidad de los elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE), frente al acecho de los grupos del crimen organizado. Por ello, el decreto emitido por el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo llega tarde y sin miras a lograr un efecto positivo.

Así lo advirtió Marco Alonso Villafaña Espinosa, presidente del Comité Estatal de Guanajuato del Movimiento Nacional por la Seguridad y en Pro de la Justicia, capítulo local de la organización que desde hace más de una década, ha pugnado por el respeto a los derechos laborales y humanos de las policías del país.

Villafaña Espinosa perteneció a las FSPE, pero en 2018 se separó de la tropa de forma obligada, al formar parte de los elementos que se inconformaron y exhibieron las condiciones del equipamiento, con el que realizaban operativos en zonas de conflicto.

El lunes pasado, el gobernador emitió un decreto en el que se establecen nuevas medidas para proteger a aquellos elementos que han sido atacados y amenazados por grupos criminales. En algunos casos, han tenido que huir con sus familias y cambiarse de domicilio a fin de salvaguardar su integridad, de acuerdo a la justificación del mismo decreto.

Ver nota: Emiten decreto emergente para frenar ‘cacería’ de policías estatales en Guanajuato

Al respecto, Marco Alonso señaló que este tipo de acciones llegan tarde, ya que desde hace tres años se comenzaron a denunciar las condiciones laborales y de equipamiento que ponían en desventaja a los policías, frente al crimen organizado.

Dijo que si en su momento, se hubieran tomado acciones tempranas, se hubiera evitado la muerte de los oficiales que han sido asesinados.

“Las acciones que realiza el ejecutivo, son parches, ya abonarían muy poco para la seguridad de los integrantes de los cuerpos policiacos a nivel estatal (…) no son más que de reacción pues los riesgos no han dejado evolucionar”.

Como ejemplo, recordó que el aumento de salario si bien a simple vista es positivo, este tiene un trasfondo en dos vías.

“Una está dirigida a evitar que deserten, que no lo han logrado; la segunda dar un sentimiento de seguridad que tampoco se siente. Las dos son medidas tardías, lo del aumento no es de hoy, son acciones que se debieron tomar hace muchos años para evitar un crecimiento incluso de las filas del crimen”, resaltó.

Ver nota: Sophia Huett niega que decreto de protección a Policías Estatales sea ‘reactivo’

Recordó también que diferentes mandos, a finales de 2020 y principios de 2021, han sido víctimas de atentados.

“Hubo represalias y fueron asesinado mandos que estuvieron o estaban encargados de municipios, o bien, unidades desplegadas en municipios. Fueron asesinados, fueron golpes bajos a las FSPE, pues mermaron las cabezas de la tropa”.

Calculó que dentro de las filas de las FSPE, aproximadamente el 90 por ciento son de reciente ingreso y solo 10 por ciento son veteranos.

En este sentido, recordó que hace tres años sucedió un paro de labores entre los elementos de las FSPE tras el asesinato de dos de sus compañeros, en el que denunciaron mal estado de chalecos antibalas, unidades y poco equipamiento en general.

De este movimiento, nació el Comité Estatal de Guanajuato, del Movimiento Nacional por la Seguridad y en Pro de la Justicia, con el que se busca dignificar y mejorar las condiciones laborales y de seguridad de los policías.

Ver nota: ¿Acto de bondad? decreto confirma que los policías de Guanajuato han sido rebasados: diputada