Lilia Ojeda

Manuel Doblado.- A 24 horas de que se abriera un inmenso socavón en la carretera Federal Manuel Doblado – Cuerámaro, a la altura del kilómetro 55+400 que obligó a cerrar la circulación, se confirmó que el colapso no se produjo por una falla geológica sino por el agua que escurre del cerro y que fue arrastrando la tierra.

En esta zona, en los años 40 o 50, había una noria, además que a la fecha a un costado pasa un arroyo que lleva sus aguas junto a Las Musas.

El hundimiento dañó cuatro metros de profundidad en el terreno y 8 de diámetro interno, de acuerdo con lo informado por el presidente municipal, Adolfo Alfaro, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien es encargada de hacer las reparaciones por tratarse de carretera Federal.

La tarde-noche del jueves quedaría habilitada la circulación de esta vialidad, sin embargo hasta este viernes se colocará la capa o base de asfalto para dejar el servicio integral.

También lee: Socavón de varios metros obliga a cerrar carretera Manuel Doblado-Cuerámaro

Se dijo que la gente en la zona se encuentra sorprendida, pero se sabía que en la zona había una noria, además este huevo se habría formado hace tiempo, de acuerdo con lo informado, solo que apenas ahora se colapsó debido a las lluvias.

A diferencia del trabajo anterior, esta vez la carretera no quedará con base de tierra negra, sino que se instalaron capas de rompimiento que no son permeable, esto es con piedras de 50 centímetros, cascajo, tepetate y al final la estructura del pavimento.

El alcalde concluyó señalando que si bien las lluvias han traído algunos contratiempos, se debe agradecer todo lo bueno, como las cosechas que beneficiarán al campo y la economía.

LC