Yadira Cárdenas

Salamanca.- La mañana de este domingo, habitantes aledaños a la Refinería Ing. Antonio M. Amor (RIAMA) denunciaron la salida de humo negro de las instalaciones durante una hora y olor a combustible. Este último se había percibido durante los últimos días y aunque horas más tarde la situación se normalizó, solicitan que se tomen acciones en contra de los incidentes de contaminación.

Apenas el pasado sábado la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (SMAOT) hizo un llamado a los salmantinos para estar al tanto de la calidad del aire sobre el comportamiento de contaminantes de Dióxido de Azufre (SO2), cuyas concentraciones rebasaron los límites en los últimos días.

Más detalles: Sin respirar: Salamanca tiene más de 10 días con dióxido de azufre en el aire

Cerca de las 7:00 de la mañana de este domingo, los habitantes de las colonias Obrera, Jardines del Sol, El Vergel y la comunidad El Divisador reportaron la salida de humo negro de las instalaciones de RIAMA, además de olor a combustible.

“Los que vivimos cerca ya más o menos sabemos que siempre sale humo de las plantas o de los quemadores, pero también cuando el humo ya no es igual al de diario sí nos llama la atención. En esta ocasión sí era bastante y duró como una hora, pero no solo eso, también tiene días que huele mucho como a gasolina y en algunas horas hasta arde la nariz”, denunció Estela Villagómez.

Sin respuesta

Aunque el resto del día la situación se normalizó, los afectados recordaron que por años se han presentado distintas situaciones que afectan al medio ambiente, no solo de parte de la refinería, por lo que es urgente que se ponga remedio a esta situación que afecta la salud de la población.

“Gobiernos van y gobiernos vienen y esto sigue igual, cuando no es humo negro es el olor a combustible, o nubes amarillas, pero al parecer así seguiremos sin que nadie haga nada”, señaló Guillermo Juárez.

Por dos días consecutivos se registraron altas concentraciones de dióxido de azufre en el aire de la ciudad, rebasando los límites permitidos por la norma NOM-022-SSA1-2019, es decir, mayor a 75 ppb (partes por billón) máximas en una hora.

De acuerdo con un informe de la SMAOT y con base en los registros de la estación Cruz Roja, durante el 23 y la madrugada del 24 de julio se presentaron concentraciones horarias que rebasan el valor límite de exposición a una hora, con un pico de 111 ppb a las 9:00 horas del día 23 (10:00 horas conforme al horario de verano). Lee más AQUÍ.

ndr