No a todas las familias de Guanajuato les está llegando el crecimiento económico, son muchas las que no tienen ni para la canasta básica

Nayeli García/ Enrique Pérez Gómez

Estado.- El crecimiento económico del estado no está llegando a las familias, ya que cuatro de cada diez personas que viven en Guanajuato no cuentan con los suficientes ingresos para adquirir la canasta básica alimentaria, es decir que en la entidad más de 2 millones 516 mil viven en pobreza laboral, siendo las mujeres más afectadas, según reveló el organismo ‘México ¿cómo vamos?’ en su estudio ‘El Mercado laboral al cierre del 2021.

Antes de la pandemia Guanajuato (primer trimestre del 2020) presentaba una pobreza laboral del 35.5 por ciento la cual creció 8.6 puntos al cuarto trimestre del 2021, hasta llegar al 40.8, por encima de la media nacional, ocupando el lugar 12 en el ranking nacional, junto con los 12 estados con semáforo rojo, en la medición del ‘semáforo económico’ realizado por este mismo organismo.

Lee más: Pega aumento en la canasta básica a los bolsillos de los guanajuatenses

¿Qué es la Pobreza laboral?

no tieenen para la canasta básica
Fotos: Eduardo Ortega

La pobreza laboral se refiere a que el ingreso de una familia no alcanza para que cada uno de sus integrantes acceda a la canasta alimentaria básica, que oscila en los mil 877 pesos mensuales o 63.5 por persona. Una familia de cuatro necesita al menos 7 mil 508 pesos mensuales.

El estudio presentado integra datos del INEGI y del Coneval en el que se analizan las brechas que existen en los indicadores económicos del país, los cuales, “cobran relevancia en el contexto de la crisis sanitaria y económica ocasionada por la pandemia de COVID-19, la cual profundizó desigualdades ya existentes en México y afectó de manera desproporcionada a las mujeres del país”, detalla el documento.

Te puede interesar: ¿Dónde encuentras la canasta básica más barata de León?

Ellas, las más afectadas

no tieenen para la canasta básica

Las mujeres por tanto resultan más afectadas, ya que por cada 100 hombres que viven en pobreza laboral hay 108.03 mujeres en esa situación, aunque la cifra está por debajo de la media nacional que es de 110, el estado ocupa el 21 a nivel nacional.

El estudio señala que las mujeres participan menos en la vida laboral debido, en parte, a los roles sociales y familiares, en donde se tiene carga de trabajo en el hogar no remunerados para las mujeres, y además de que existen menos oportunidades laborales formales para las mujeres.

Incluso del 51.9 por ciento de los guanajuatenses que tienen trabajos informales, es decir que no tienen acceso a prestaciones, el 55.19 por ciento son mujeres, mientras que el 49.53 por ciento son hombres. Guanajuato disminuyó la informalidad en un 0.4 por ciento del cuarto trimestre del 2020 al cuarto trimestres del 2021.

No te pierdas: Desempleo persiste en Guanajuato; quienes sí trabajan sortean informalidad

“Las mujeres que se encuentran en el empleo informal son más vulnerables ante una pérdida de empleo y una caída a una situación de pobreza laboral”, indica el estudio,

Piden empleos de calidad y más equidad

México ¿Cómo vamos? consideró que para tener un incremento en los ingresos de la población, se tienen que tener empleos de mayor calidad y una dinámica más equitativa. “No es suficiente depender de la inercia de la reapertura de las actividades económicas, sino que se debe crear un marco institucional e implementar políticas públicas que faciliten (y vuelvan menos costosa) la formalización del empleo”, indicó.

El organismo llamó a los legisladores a retomar e implementar políticas públicas que permitan acceder a prestaciones y herramientas para los trabajadores como son las guarderías, las licencias de paternidad, que lleven al acceso de empleos mejor remunerados.

En el ‘semáforo económico’, Guanajuato se encuentra en naranja en cuanto a crecimiento económico con un 2.3 por ciento, pero no alcanzó su meta del 4.5%, logrando la generación de 42 mil 220 empleos formales al cierre del 2021, cuando lo ideal eran 63 mil 900, lo que lo ubica en semáforo rojo, al igual que en los indicadores de pobreza laboral, informalidad y productividad, en este último pasó de producir antes de la pandemia 142 pesos por hora a 119, al segundo trimestre del 2021.

Familia de Irapuato vive en el olvido

“Estamos en el olvido, sin recursos y sin nada”, compartió doña Martha, quien sobrevive junto a su esposo, una hija y un nieto en una casa armada con spring de colchones, maderas y costales, a las orillas del Río Guanajuato por donde alguna vez se dijo que pasaría el Cuarto Cinturón Vial y tienen casi 40 años esperando los servicios que llegarían con esa obra.

La familia de doña Martha fue una de las iniciadoras de la colonia Brisas del Río, en donde en uno de los cuartos improvisados de madera, ella y su esposo Fabián criaron a sus nueve hijos con el sueldo de albañil que tenía su esposo y que los ayudó a seguirla pasando.

Puedes leer: Pandemia empeoró indicadores de pobreza para Guanajuato, alerta Sedeshu

Sin embargo, con casi 60 años de edad, desde hace cuatro su esposo se lesionó uno de sus brazos y ya no le fue posible trabajar, y desde entonces viven de lo que sus hijos les llevan para comer.

Autoridades les quitaron parte de su terreno

Ellos compraron un terreno de cinco metros por 17 metros de fondo, pero sólo alcanzaron a construir dos cuartos, pues las autoridades les dijeron que ya no siguieran, pues por ahí pasaría el bulevar y ya no les reconocieron parte de su terreno, por lo que de forma improvisada armaron dos cuartos de madera y costales, adecuaron una habitación y un baño que como puerta tiene una sábana.

Doña Martha prepara la comida en una pequeña cocina de lámina, con un pequeño fogón y su máquina para hacer tortillas, con pequeñas bolsas de plástico y algunos vegetales que le traen sus hijos.

“Con poquito, con mucho nos apoyan (sus hijos) y vienen y nos dan algo, me da un cinco y con eso bendito sea Dios lo estiró para que alcance. Mi padre Dios me hace que lo estire para alcanzar”, compartió doña Martha.

Un foco en el exterior de la casa es la única luz que tienen afuera de su casa, pues ni el alumbrado público, ni los servicios básicos fueron instalados en la calle Paseo del Río. No querían invertir y luego quitar con el paso del bulevar. A la fecha tienen que tomar la necesaria luz y agua, de casas aledañas.

Con la basura mantiene a su familia de siete

Angélica Briones originaria de la comunidad de Buenavistilla, dedicada desde hace más de 20 años a la separación de basura, mencionó que con su trabajo puede comprar distintos producto de la canasta básica, principalmente frijoles, arroz y sopa, para alimentar a su familia, 5 hijos y su esposo, pero se limita en la compra de carne.

“Nosotros (pepenadores) tenemos un horario de trabajo de 8:00 de la mañana a 5 o 6:00 de la tarde, de lunes sábado”, resaltó.

Contó que, con la separación de basura y la venta de lo rescatado, les alcanza para comprar distintos productos de la canasta básica, a pesar, de que su trabajo requiere un poco de esfuerzo, pues tienen que andar bajo los rayos del sol, entre desechos, sin embargo, si les ‘sale’, aunque con esfuerzo.

Subrayó que se limitan en ciertos gastos, pues no les queda para comprar carne toda la semana; así que compran frijol, arroz, y sopa.

“Ahorita nos va un poco mejor, porque tiempo atrás nos esforzábamos más y no alcanzaba, por lo que actualmente sí se efectuara la venta de la separación de basura diario obtenemos entre 200 o 300 pesos diarios”, mencionó.

Este dinero se traduce en llevar alimentos a su familia. Con ella son siete en la familia, pues tiene 5 hijos y a su esposo, sin embargo, deben de pagar servicios como agua, luz, entre otros.

Angélica Briones aseguró que no dejaría este trabajo pues es lo único que tiene para salir adelante y poder darle de comer a su familia.