Nancy Venegas

Irapuato.- Para Silvia Duarte Fonseca la elaboración de alfeñiques no sólo es trabajo, sino la manera de recordar el oficio que aprendió de su abuela, su mamá y ahora enseña a su hija para que la tradición continúe. Confía en que el regreso presencial a clases le permita mejorar las ventas.

Entre azúcar glas, grenetina, blanquillos y pintura vegetal fue la infancia, adolescencia, juventud y vida adulta de Silvia Duarte Fonseca. Desde hace más de 50 años, su familia se dedica a la elaboración de alfeñiques y este año se preparó desde marzo con las dulces figuritas con la esperanza de que a diferencia del año pasado ahora si sus ingresos mejoren.

“Mi abuela María Fonseca empezó, ella les enseñó a mi mamá, María del Refugio, que falleció y mis tías a hacer los alfeñiques y ahí empezó esta tradición que es muy bonita y ahora yo estoy enseñando a mi hija Flor para que no termine esta tradición y que continúe por los años, lo que me gustaría a mi es que mi hija siga y les enseñe a sus hijos”, compartió Silvia.

El proceso de elaboración de alfeñiques no es sencillo. Silvia platicó que se requiere azúcar glas, grenetina, clara de huevo, agua y pintura vegetal. Después de elaborar la masa, se da la forma de calavera, calabaza, fantasma, unicornio o los tradicionales platillos mexicanos a escala.

Posteriormente se deja secar de 2 a 4 días según el tamaño de las figuras, para decorarlas con la pintura vegetal.

“No es verdad que se use saliva en la preparación de los alfeñiques, eso es un mito”, confirmó Silvia.

Desde su puesto ubicado en la explanada de la Plaza del Comercio Popular, donde se lleva a cabo la Feria del alfeñique, la comerciante anhela que el regreso presencial a clases le permita recuperarse económicamente. Pues el año pasado debido a la pandemia por coronavirus no hubo actividades propias de la fecha en las escuelas.

“A mí me gusta esta tradición hay muchas familias que de esto sobreviven y la verdad es que Irapuato se distingue por los alfeñiques y nosotros lo vemos porque vendemos de mayoreo a gente de otros municipios, yo espero que no se termine esta tradición y que los papás sigan haciendo los altares con sus hijos esa es la única manera de que sigan nuestras tradiciones”, dijo Flor mientras ayudaba a su mamá Silvia a acomodar los alfeñiques.

En Celaya planean la feria con más control

Aunque el año pasado la realización de la Feria del Alfeñique en Celaya fue criticada por muchos, este año también se realizará, pero con mayores controles sanitarios.

La directora de Fiscalización, Azucena Arredondo, señaló que ya se ha reunido con los comerciantes para la organización de la festividad, a quienes de antemano se les ha advertido que se realizará bajo los lineamientos del Semáforo de Reactivación Económica, por lo que en caso de determinarlo necesario, el evento se cancelaría cualquier día.

Lee la nota AQUÍ.

LC