Redacción

Roma.- Hace unos días las vacunas contra la COVID-19 empezaron ya a distribuirse y a aplicarse en varias partes del mundo; con ellas piensan hacerle contención a la pandemia.

A propósito, el Papa Francisco, en su mensaje de Navidad, pidió que esta solución sea para todos y que no solamente esté al alcance de algunas personas.

En este tiempo de oscuridad y de incertezas por la pandemia, surgen luces de esperanza como el descubrimiento de las vacunas, pero para que estas luces puedan iluminar y llevar esperanza a todo el mundo, deben estar a disposición de todos“, dijo el Pontífice.

También pidió que los “nacionalismos cerrados” no se interpongan en el acceso universal a la vacuna y no nos impidan vivir como la verdadera familia humana que somos.

“No podemos dejar que el virus del individualismo radical nos venza y nos haga indiferentes al sufrimiento de otros hermanos y hermanas”, agregó.

De acuerdo a la revista People’s Vaccine Alliance, solo las naciones más ricas, en donde solo vive el 14% de la población mundial, han adquirido más del 50% de las vacunas que prometen ser las más exitosas para evitar contagios.

El Pontífice ha pedido a los gobiernos, a las empresas y a los organismos de todo el mundo promover la cooperación y no la competencia y se busque una solución para todos.

“Vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados de todas las regiones del planeta”, expresó.

DM

Quizá te interese: