Yadira Cárdenas

Salamanca.- Taxistas continúan siendo vulnerables ante la delincuencia, los asaltos están a la orden del día y cuando antes tenían zonas detectadas como focos rojos, ahora señalan que la situación es generalizada, lo que ha obligado a que menos del 20% de las unidades laboren por las noches.

Saúl Campos, integrante del Sindicato de Taxistas de Salamanca, perteneciente a la agrupación ‘15 de Septiembre’ y con representación de la agrupación ‘Bicentenario’ como secretario de Finanzas, señaló que con la reactivación económica afortunadamente ha aumentado el trabajo para el gremio, sin embargo, con ello también regresaron los delitos de los que son víctimas como los asaltos.

Destacó que a la semana se registra al menos un asalto a taxistas, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones los afectados prefieren no denunciar por temor a represalias, y porque señala, no hay una manera eficaz al 100% que los proteja, “nuestro trabajo es difícil en ese sentido, estamos vulnerables”.

También lee: Lamenta Canano cierre de negocios en Salamanca

No se recuperan pese a reducción de cuotas

Por su parte, Álvaro Sánchez Urbina, representante legal de Taxi Bicentenario e integrante del Sindicato de Taxistas 15 de septiembre, dijo que pese a la disminución de la cuota al 50 por ciento concedida por sus patrones, los trabajadores del volante siguen siendo parte de los sectores más golpeados por la pandemia y no mejorará hasta el regreso a clases presenciales.

El líder gremial destacó que la cancelación de las clases presenciales y el confinamiento es la razón que golpea principalmente su actividad, además de que son más gastos para sanitizar los vehículos, para el uso personal de los choferes, por la compra de gel, alcohol, tapa bocas e incluso caretas.

“Gracias a Dios los patrones entendieron la situación y hubo apoyo, nos bajaron la cuenta, para aunque se apoco pero mantener al trabajador ocupado. La cuenta se bajó hasta en un 50 por ciento; porque la demanda de este servicio se disminuyó hasta en un 60 por ciento y solo estaba trabajando el 50 por ciento del parque vehicular de los taxistas; actualmente estamos trabajando a un 70 por ciento”, dijo.

De los que no están laborando en este momento, dijo que han cambiado su actividad. Los operadores ahora son albañiles, pintores o incluso comerciantes, porque de alguna manera tienen que subsistir y llevar el sustento para sus familias.

Sánchez Urbina destacó que aunado a la pandemia, la inseguridad ha venido afectando a este sector; incluso han tenido que tomar medidas de propia mano.

“Dejamos de trabajar desde temprano, por la inseguridad, porque hay muchos asaltos y mejor dejan de trabajar, además de que también hay ciertos puntos a los que ya no quieren realizar el servicio, tanto en colonias como en comunidades”, precisó.

LC