Gilberto Navarro

Guanajuato.- El Arzobispo Alfonso Cortez afirmó que, aunque se respetan las posturas respecto al matrimonio igualitario que en días pasados emitió el alcalde de la capital Alejandro Navarro, no se comparten ya que para la iglesia católica el matrimonio es solo entre hombre y mujer.

Esto al referirse a las declaraciones del edil capitalino quien consideró que el Congreso del Estado debe de aprobar el matrimonio igualitario con el fin de que el estado y el municipio de conviertan en un destino en el que las personas del mismo sexo se puedan casar, lo cual traería beneficios económicos a la industria turística y de organización de bodas.

Lee también: Navarro a favor del matrimonio igualitario; busca que parejas LGBT se casen en la capital

El representante de la Arquidiócesis de León, señaló que la postura de la iglesia católica en este tema ha sido clara y no aceptan los matrimonios entre personas del mismo sexo y aunque respetan las preferencias sexuales y las opiniones, no las comparten.

“Nosotros el matrimonio lo entendemos entre un hombre y una mujer, en nuestra fe no se discute el matrimonio, el respeto a la vida y los derechos humanos, son respetables las personas, no todas las opiniones, tiene el derecho a pensar lo que quiera, eso no se discute”.

Respecto a la invitación que hizo el alcalde Alejandro Navarro a la sociedad y a las instituciones a evolucionar y tener apertura de pensamiento, el Arzobispo afirmó que es un tema que al menos para la iglesia católica no está abierto a discusión.

“No, estamos en un momento que ya se ha reflexionado y se ha visto, respetamos a las personas no a todas las opiniones”.

Te puede interesar: Bodas homosexuales, un detonante económico para Guanajuato: Turismo municipal

Invitan a participar en la marcha anti aborto en Ciudad de México

Erlher Martínez Ceballos, coordinador del Frente por la Familia en Salamanca, informó que se ha conseguido el patrocinio de cuatro camiones que saldrán de la Central Camionera el 3 de octubre hacia la Ciudad de México, para participar en la marcha convocada por el Episcopado mexicano y respaldada por los obispos a nivel nacional por la defensa de la vida.

“Vamos a participar porque soy católico y es momento de despertar, la sociedad está demasiado bombardeada por ideologías, por normas de pensamiento que no nos construyen; estamos frente a una situación mucho más grave, porque para que un servidor pueda hablar, necesita estar aquí, quienes somos nosotros para decirle quién debe o no estar aquí, cómo pensar que para construir una buena sociedad se debe no tener a los hijos, esto es ilógico”.

Los asistentes saldrán a la 1:00 de mañana del domingo 3, para llegar a la Basílica de Guadalupe a misa y de ahí a la marcha que comienza a las 11:00 de la mañana; al concluir la movilización estarán de regreso a Salamanca.

SZ