Scarleth Pérez

León.- El intercambio de un vehículo por una arpilla de limón es el ‘chascarrillo’ que más se ha compartido en las redes sociales. En León, el cítrico favorito de la cocina mexicana alcanzó hasta los 70 pesos por kilo, el precio más alto en su historia.

Sin subir los precios, comerciantes de guacamayas, aguas dulces y tacos enfrentan el alza del limón. Unos dependen del producto más que otros, pero a todos el precio los golpea por igual. Además, en los viveros, el árbol de limón se volvió favorito en la peor época para cosecharlo.

En los tacos, las bandejas de limones dispuestas para los clientes, desaparecieron. Con los ‘Mantegaza’, taquería ubicada sobre la San Luis de la Paz, el limón se escatima otorgándolo únicamente a quien lo pide. Solo por mitades.

“Tratamos de cuidar más el limón por el costo. Ahora lo que hacemos en vez de dar un limón completo, solo damos la mitad. Si el cliente pide más, le damos más limones y si no, pues no”.

En las Guacamayas del Parque, Javier no limita los limones. El comerciante sabe que el precio es elevado, pero asegura, se compensa con el precio del actual del jitomate. La prioridad de Javier es mantener la calidad, el sabor y el precio.

“Cuando nos bajan los costos, nosotros no bajamos el precio. Así es esto, unas veces se gana más, otras menos”, Javier, Duros y Guacamayas del Parque Hidalgo.

La base del negocio del guacamayero está en el cítrico. Se usa para cocer la carne tártara, preparar la salsa de jitomate y como ingrediente extra en cualquier platillo botanero que se prepara en el carrito. “Aquí no hay pobreza, a todos les damos su limón completo”, agregó Javier al soltar una carcajada.

Ver nota: ‘Agrío’ inicio de año da limón a mexicanos; se dispara hasta los 60 pesos

El escenario en las aguas de ‘La Michoacana’, es similar al de Javier. Ahí el agua de limón es la que más se vende, compite con la de fresa, ambos productos elevan notablemente su precio en temporadas invernales. La inestabilidad de los costos no tambalea a la cadena de nevería, ellos mantienen sus tarifas. A 25 pesos el litro de cualquier sabor. Este precio es el mismo desde 2020. Aunque en abril de 2021, el limón también rompió récord con 66 pesos el kilo (en León), cifra superada en este inicio de año.

Antes de que el limón se agregara a la difícil “cuesta de enero”, el kilo se compraba por unos 15 pesos. Ahora su precio oscila en los 50 como promedio (en León), con un máximo registrado en súper mercados de hasta 70 pesos. Su precio irá en aumento, con tientas a regularizarse a finales de febrero, según el Consejo Nacional de Productores de Limón.

Chepe no se arriesgó. A su puesto de guacamayas, el incremento de limón y jitomate sí le pegó. Y como no sabe cuándo se estabilizará el costo del limón, hace un par de semanas aumentó dos pesos a cada platillo.

También lee: Pega aumento en la canasta básica a los bolsillos de los guanajuatenses

“No es mucho, pero sí se siente. Ahora me gastó 200 pesos extras, cuando antes a lo mucho eran 50, por los cuatro kilos que uso diario”, apuntó Chepe, el de la Guacamayas de la República.

En el Vivero Bonsai, el inventario de 43 árboles de limones de diferentes tamaños se agotó en un día. Las redes sociales del vivero invitaron a no sufrir el desabasto, adquiriendo mejor un árbol propio, en cuestión de horas, la planta en sus variantes Eureka, Criollo y Real, se agotaron.

Los arbolitos en desarrollo, se vendieron de entre 60 pesos, hasta 650, los más grandes. El criollo era el más buscado, Paty, la productora de plantas, menciona que es el tipo de limón que más da.

De una semana a otra, los árboles del cítrico duplicaron su precio. Los productores, explica Paty, provenientes de zonas tropicales, como Colima, no promueven la especie en esta temporada, las heladas de enero y febrero son peligrosas. Será a finales de febrero que su precio se regularice, y su producción y abastecimiento vuelva a la normalidad. Por ahora el árbol más pequeño lo consigues en 120 pesos en Vivero Bonsai.

Puedes leer: No alcanza: comerciantes y compradores salmantinos sufren por aumento en canasta básica

“No somos el único vivero al que se le agotaron los árboles de limón. La gente de verdad no quiere sufrir por limón”, asegura Paty.

En el vivero de Paty, miles de mensajes preguntan por el producto. Hoy solo se vendieron seis piezas. El vivero ya se abasteció, aunque los precios se duplicaron.

Ver nota: Gobierno estatal le apuesta al cultivo del limón

¿Por qué está caro el limón?

Son varias las teorías que llegan a los oídos de los comerciantes sobre la escasez. A unos les dicen que se debe a las heladas que queman el producto, mencionan también que, de recolectar a diario los limones disminuyeron a solo dos veces por semana, “no hay manos”, dicen los proveedores a los consumidores potenciales.

Pero el Consejo Nacional de Productores de Limón adjudica el aumento excesivo al incremento en el costo de fertilizantes. Lo cual representa un 700 por ciento sobre su cifra inicial, mencionan. Los fertilizantes reaccionan al creciente precio de los combustibles.

Para que el limón mantenga su ritmo de cosecha, se requieren de cuatro fertilizaciones anuales, con diferentes productos. El precio elevado del químico hizo a los agricultores, desistir de los “menos necesarios”. Las cosechas no son las mismas y la inflación del 2021, que se disparó a 7,36% -el nivel más alto de los últimos 21 años- se refleja fuertemente en el aumento los energizantes, que además golpean de manera indirecta sobre los alimentos.

EZM/SZ