Jessica de la Cruz

León.- Casas semi hundidas, cuarteadas por dentro y por fuera, bardas caídas e incluso agujeros en las calles y lotes baldíos, es el problema mayor al que se enfrentan habitantes de la colonia Granja Las Amalias.

Pese a que son construcciones relativamente nuevas, ya que las casas o fincas más viejas se construyeron hace 35 años, desde hace 8 o 10 años habitantes de esta colonia, principalmente de la calle Eloisa Jiménez y todos sus alrededores, tienen problemas con la construcción de sus viviendas y no es porque tengan malos cimientos, sino por problemas geográficos o de ubicación, en realidad ni siquiera ellos saben el por qué sus casas están a punto de caer.

Miguel Ángel vive en la calle Eloisa Jiménez casi esquina con Ignacia Gómez, al  lado del templo ubicado en esta colonia, de nombre La Divina Infantita. Él junto a su familia tienen 23 años viviendo ahí. Pese a que tiene buenos cimientos, su vivienda está a punto de colapsar, las grietas en las paredes son tan notarías al exterior como al interior, en la cocina de su casa se ha cayó una parte, y el piso pareciera como si la tierra se lo estuviera comiendo.

Pese a que ha solicitado apoyo a Protección Civil e incluso otras dependencias no les dan información. Una de las adversidades que se enfrentan es que no tienen otro lugar para rentar, comprar o construir.

Ahora que se presentaron los temblores con epicentro en San Felipe, la familia de Miguel Ángel tuvo miedo que se fuera a colapsar su casa, porque todos los días cae polvo del techo o se caen pedazos de las bardas.

Ahí afuera de su casa hay un agujero a mitad de la calle Sapal va cada 3 o 4 meses a tapar esa grieta porque constantemente se revienta la tubería. Sin embargo, no hay otro trabajo que se haga en la zona.

Lee también: Tras sismos, Colegio de Ingenieros en León recomienda revisar casas a detalle

Los vecinos de la zona comentaron que recientemente se cayó la barda del templo por lo mismo, porque en toda la zona sur de la colonia las casas están tienen grietas.

Durante un recorrido que hizo Correo por la colonia, en cada esquina y casi en todas las cosas al exterior de las casas hay bardas con grietas.

Miriam Canchola vende frituras ahí en la cancha de futbol comentó, que en su casa no ya tenido problemas con las grietas pero los vecinos de al lado si, incluso la casa de madrina está abandona, se tuvo que salir de ahí porque las bardas colapsaron, pero es un problema que no saben a qué se debe, pero les gustaría que les dieran una explicación o solución.