II El incremento no puede ser reflejado de inmediato en el precio al consumidor por tratarse de productos sensibles. Foto: Cristina Muñoz

Fernando Velázquez

León.- El presidente de la Federación Mexicana de Lechería, Vicente Gómez Cobo, señaló que el sector enfrenta una situación complicada debido al incremento de hasta 70% en el costo de algunos insumos, el cual no puede ser reflejado de golpe en el precio final al consumidor por tratarse de productos muy sensibles a cualquier incremento.

Durante la inauguración de la Expo Lac del Bajío, señaló que, por ejemplo, la soya, el maíz y el diésel han tenido aumentos muy importantes, lo cual ha repercutido en los márgenes de los productores, pues el precio de los artículos lácteos generalmente solo se ajusta conforme a la inflación, que este año rondará entre el 6 y el 7%.

“El precio al consumidor sube conforme a la inflación (…) De ahí a que repercuta a los productores, pasan varios meses, entonces eso es lo que nos aprieta: los costos son automáticos y el precio va subiendo paulatinamente”, dijo.

Además, comentó que, debido a la pandemia, productos como el yogurt se consumieron menos porque los niños no iban a clases y mucha gente no salía de sus casas.

Esto derivó en que se redujera la cantidad de vacas de ordeña, y creció 10% los animales mandados al rastro para que los ganaderos disminuyeran los gastos en alimentos y además obtener un ingreso extra para el pago de nómina.

Añadió que en Guanajuato actualmente hay cerca de 100 mil vacas de ordeña, ocho mil lecheros y es la quinta entidad con la mayor producción de leche en el país.

Crisis los obliga a vender su ganado

Los productores de leche de la región que entrega al centro de acopio de Valle de Santiago, denunciaron que siguen sin recibir el pago y los atrasos ya están llegando a las cuatro semanas.

Miguel Nieto Montoya, presidente de la asociación ganadera local, dijo que ante esta situación los dueños de las vacas ya están pensando en venderlas, “sólo los detienen que les están ofreciendo poco por ellas, pero en una desesperación que caigan porque no tengan para darles de comer, seguro las andarán malbaratando”.

Por otra parte, desde inicios de año Productores de leche del estado que le venden a Liconsa, cerraron el año con serios problemas debido a que la dependencia no les pudo pagar cuatro semanas que les adeudan, lo que mantiene en apuros a los productores que incluso dejaron de pagar aguinaldos a sus trabajadores.

Nieto Montoya destacó que los productores de los tres centros de acopio de Liconsa en el estado, en Valle de Santiago; Jaral de Berrios, en San Felipe y Merino, Juventino Rosas coincidieron en que no les pagaron.

Además, se advirtió que los productores terminarán el año en una grave situación debido a que Liconsa ha dejado de pagarles por el producto que entregan en sus centros de acopio.

La situación ha afectado especialmente a municipios como Valle de Santiago, donde 261 productores suman 5 semanas sin pago; esto de acuerdo a lo comunicado por Miguel Nieto Montoya, presidente de la Asociación Ganadera local, quien destacó que en promedio entregan unos 90 mil litros semanales y por lo que ya les adeudan unos 3.5 millones de pesos.