Redacción

Irapuato.- Una joven de 20 años de edad donó sus órganos en el Hospital General de Irapuato, luego de haber sufrido traumatismo craneoencefálico severo secundario, tras un accidente en motocicleta.

El equipo procurador de órganos del Centro Estatal de Trasplantes (CETRA), logró con éxito la donación del pulmón de la joven, órgano que fue enviado con todas las medidas de bioseguridad a la ciudad de Monterey Nuevo León, para su trasplante en el Hospital Cristus Muguerza.

Los riñones fueron enviados a la Ciudad de México para su trasplante en el Hospital del ISSSTE 20 de Noviembre; las 2 córneas fueron procuradas y se quedaron en Guanajuato para ser trasplantadas en el Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío (HRAEB), y el tejido muscular esquelético fue enviado al Instituto Mexicano de Biotecnología en la ciudad de Guadalajara, en donde existe un banco para su resguardo y utilización en futuras ocasiones.

En vida, la joven expresó a sus padres y hermanos que si algún día le pasaba algo y moría, se dispusiera de sus órganos para dar vida a personas en la lista de espera de un trasplante, su voluntad fue respetada por sus familiares.

Durante la pandemia, 89 personas a nivel estatal se sumaron a la lista de pacientes en espera de un órgano, luego de que en marzo se tomara la decisión de suspender la actividad de trasplantes; en aquél momento había mil 946 personas registradas en lista de espera, y en este momento hay 2 mil 35 pacientes.

Guanajuato es uno de los estados donde más trasplantes de riñones se realizan, tanto de donador vivo como de fallecido.

El protocolo para reactivación de las procuraciones son en apego al semáforo nacional que propuso el Centro Nacional de Trasplantes, el cual indica que a partir del naranja se pueden reactivar las intervenciones de córneas, cuando esté en amarillo los trasplantes de riñón en adultos de donador vivo y trasplantes pediátricos de donador fallecidos son permitidos.

24 horas antes de la intervención, se realizan pruebas de PCR para descartar la presencia de Covid-19 en el donador, así como radiografías de tórax para corroborar que no estén infectados.

El personal que interviene en los procesos debe ser monitoreado constantemente cada 15 días para no llevar el virus a los quirófanos.

Te puede interesar:

RO.