Redacción

Guanajuato.- La Secretaría de Educación de Guanajuato tiene detectadas alrededor de 40 escuelas en el estado que, debido a las fuertes lluvias e inundaciones, han quedado inhabilitadas para recibir alumnos.

Así lo dio a conocer el titular de la dependencia, Jorge Enrique Hernández Meza, quien explicó que estos planteles están ubicados en Pénjamo, Cuerámaro, San Miguel de Allende, Celaya y Abasolo, siendo en este último municipio donde están las más dañadas.

“Por fortuna no hay pérdidas graves, creemos que será solo cuestión de limpieza. Las dos escuelas que tenemos que valorar porque han estado afectadas más tiempo son las de Abasolo, que en esas sí lamentablemente tenemos más de un mes con estas escuelas bajo el agua”, dijo.

Por lo anterior, la SEG ya trabaja en la reparación de las escuelas, junto con alrededor de otras 40 o 50 que quedan pendientes de rehabilitar tras ser vandalizadas, labor que al finalizar este mes habrá de concluirse en la mayoría de ellas.

En relación con los resultados de las primeras semanas de regreso a clases presenciales, Jorge Hernández apuntó que cada vez hay más padres de familia que confían en este proceso y muestra de ello es que, semana tras semana, cerca de 70 mil alumnos se suman al retorno a las aulas.

Además, apuntó que, para pensar en el regreso de todos los estudiantes a clases presenciales, deberá avanzar la vacunación entre los menores de edad.  

“Habrá que esperar no solo a que el semáforo esté en verde, sino que realmente las condiciones epidemiológicas, sobre todo el avance de la vacunación, nos permita tener una mayor garantía de que habrá un riesgo mayor. Nunca habrá riesgo cero, eso lo sabemos, no vamos a arriesgar a nuestros estudiantes y maestros por tener una prisa mayúscula”, declaró.

Monitores de dióxido no son esenciales

Cuestionado sobre la adquisición de monitores de dióxido de carbono para los salones por parte del Gobierno municipal de León, el Secretario de Educación señaló que si bien es positivo contar con este tipo de dispositivos, no es algo que sugiera la Organización Mundial de la Salud puesto que no todos los municipios pueden comprarlos.

No obstante, apuntó que para permitir una mejor ventilación en las aulas lo que se hace es, además de que sean pocos estudiantes presentes, también cada hora se realizan actividades en el exterior para permitir que se renueve el aire

Te puede interesar: En León 76 escuelas aún esperan reparaciones luego de la pandemia

SZ