Jessica de la Cruz 

León.- Lucía Verdín Limón, integrante del colectivo Chicas BiLes León, señaló que es tan importante denunciar como presentar pruebas cuando existe maltrato hacia una persona de la comunidad LGBTIQ+ tanto en la vía pública, en espacios encerrados, o en redes sociales. 

Luego de que la Plataforma Visible diera a conocer que en el primer semestre del año en Guanajuato se han registrado 19 agresiones contra personas de la comunidad, en su mayoría contra mujeres homosexuales, es decir, lesbianas. 

Verdín agregó que son pocos los casos, porque en realidad hay otras personas que tienen otras barreras de acceso, y hay quienes no pueden hacer uso de la plataforma. Es por ello que las denuncias no abarcan a todos aquellos que les tocó ver o vivir una situación de discriminación por ser parte de la comunidad LGBTIQ+. 

“Una de las primeras cosas que se plantea como cambio fundamental es empezar a contar para ser visible lo que pasa y sucede con la discriminación a las personas de la comunidad LGBTIQ+ en la ciudad, porque mucho se dice que no hay, que no existe, entonces no se le da la atención para empezar a trabajarlo”, dijo. 

La plataforma Visible que surgió el año pasado, tiene la finalidad de empezar a contabilizar el número de casos de violencia que se presentan contra este sector de la sociedad, el cual es discriminado por su preferencia sexual o su identidad de género.

Lucía Verdín agregó que lo que se podría hacer es, sumarse a esta plataforma o crear algo propio en la ciudad para empezar a contabilizar y conocer  los casos, ya que de esa manera se puede visibilizar la violencia que hay hacia este sector de la población.

Visibilizar el problema

En el primer semestre del año, la Plataforma Visible dio a conocer que en Guanajuato 19 personas integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+ sufrieron algún tipo de violencia, discriminación, y hasta presuntos abusos sexuales. 

Los municipios en donde más se concentran estas agresiones son León, Romita, San Miguel de Allende, Celaya, Cortazar, Guanajuato capital e Irapuato.

El rango de edad en el que más se presenta este tipo de agresiones es entre los 18 a los 45 años, en promedio.  Además los agresores suelen ser profesores, servidores públicos, familiares y compañeros de trabajo o de escuela. 

LC