Cuca Domínguez

Salamanca.- Por la escasez de semiconductores la armadora automotriz Mazda de México Vehicle Operation (MMVO), planta Salamanca, detuvo su producción por tres días a partir de este jueves y hasta el lunes, para regresar el martes, si así lo consideran los directivos y que se tenga el abasto de estos chips necesarios para concluir la producción de los vehículos.

El vocero de la empresa confirmó que esta escasez llevó a la empresa al paro en su producción, ya que se informó que la demanda de los vehículos de la empresa sigue siendo importante.

La planta automotriz que anunció su llegada a esta entidad en septiembre del 2011 con una inversión conjunta con Sumitomo Corporation y en octubre de ese mismo año colocó la primera piedra para dar inicio a su construcción, tuvo que detener su producción por la escasez a nivel mundial de semiconductores, luego de que sus fabricantes no tuvieron la capacidad para atender la demanda al ampliar su mercado que se amplió con la demanda de computadoras portátiles, teléfonos celulares y videojuegos, ante el incremento de su uso durante la pandemia del Covid-19.

También lee: Afirma SDES que daños en Mazda “fueron menores”; confían en reactivación

La planta Mazda Salamanca actualmente tiene una capacidad de producción de entre 150 y 160 mil unidades y genera 5 mil 200 empleos y ensambla los modelos Mazda 2, Mazda 3 y CX30.

De acuerdo a  información de medios nacionales, por esta misma situación ya se han visto afectados otras armadoras como Ford, General Motors, Volkswagen y Nissan que han anunciado paros durante este mes.

 ¿Qué es un semiconductor?

De acuerdo al artículo publicado por Manuel Nieblas, Socio Líder de la Industria de la Manufactura en Deloitte Spanish Latin América, los semiconductores son componentes electrónicos diminutos, del tamaño de nanómetros (millonésimas partes de un milímetro), que realizan funciones muy complejas a grandes velocidades.

Sus aplicaciones son inmensas, porque son la base para fabricar los microcircuitos que utiliza cualquier aparato electrónico que conocemos para funcionar, la mayoría de ellos está hecha con silicio, el segundo elemento más abundante de la corteza terrestre.

La escasez la ha provocado el incremento muy acelerado de la demanda, a causa de la pandemia, por parte de las industrias de telecomunicaciones y de electrónica, así como la insuficiente capacidad para producir estos componentes por parte de sus fabricantes.

LC