María Espino

Guanajuato.- Repartidores de agua embotellada, policías preventivos y paramédicos temen contagiarse de Covid-19 o de la variante Ómicron pero deben salir a trabajar cada día, no pueden darse el lujo de quedarse en casa y no les queda más que acatar las medidas de prevención y encomendarse a “Dios y todos los santos”.

“Tengo mucho contacto con las personas y realmente me levanto de la cama y, aparte de encomendarme a Jesús de Nazareth, me encomiendo a las Santas Ánimas del Purgatorio para que me protejan; pero hay miedo andar en la calle, andar tratando con la gente y aunque ande retirado el bicho anda en el aire”, expresó un Policía preventivo.

Ver nota: Covid-19 cobra la vida de menor de 17 años en León

Además, apuntó que, aparte de implementar las medidas de prevención que recomiendan las autoridades de salud como es usar cubrebocas, lavado de manos con jabón, uso de alcohol en gel y marcar sana distancia; siempre carga su “estampita del Sagrado Corazón de Jesús”.

Un distribuidor de garrafones de agua, de nombre Juan Luna, aseguró que tanto él como sus compañeros de trabajo siempre cuando tiene que entrar a alguna casa llevan puesto el cubrebocas y después de agarrar dinero procuran usar alcohol en gel para limpiarse las manos, aunque reconoció que la prisa con la que usualmente laboran a veces no les da tiempo y eso los pone en cierto riego de contagiarse, pero tratan de no pensar en ello y segur con su trabajo diario.

Lee también: Acusan que pandemia sirvió para quitar antigüedad a trabajadoras del hogar

“De hecho llevamos las medidas sanitarias; ahora sí que si uno nada con temor es lo malo de andar así. Con más temor se puede uno contagiar. Ahorita está más canijo que primera vez. Todos traemos el cubreboca, al andar en callejones nos lo quitamos, pero al entrar a las casas no lo ponemos y con todo y temor tenemos que trabar y andar para allá y para acá”, expresó Juan Luna.

Además, recordó que en la pasada ola de contagios él y sus compañeros no dejaron de trabajar ni cuando se registró el pico más alto de contagios, pues dijo reconocer que su labor es de primera necesidad para sus clientes y para ellos como repartidores resulta muy impórtate ya que de no salir a trabajar no generan ingresos y esa esa no es opción, al menos para Juan.

También lee: Guanajuato tiene exceso de mortalidad a raíz de la pandemia, con 32 mil muertes

“Durante la ola de contagios pasada de aquí de la empresa no nos descasaron ni un día. No hubo contagios entre nosotros (repartidores de agua). Hubo contagiados de los distribuidores del gas, pero aquí todo tranquilo”, aseguró Juan afanado mientras apilaba varios garrafones vacíos de agua.