El Día de la Santa Cruz retomó la tradición este martes con una marcha de todos los trabajadores de obra en su honor

Staff Correo

Con información de Alejandro Sandoval, Yadira Cárdenas, Luis Telles y Onofre Lujano

Guanajuato.- Cientos de trabajadores de la construcción marcharon desde muy temprano este día de la Santa Cruz desde el norte al sur de todo Guanajuato.

En cada uno de los municipios conmemoran un año más de venerar a la Cruz como máximo símbolo del Cristianismo. Pero además, como símbolo de su trabajo diario como artífices del mundo.

En Guanajuato capital avanzaron desde el Jardín del Cantador a la Plaza de la Paz. Mientras tanto, en Jaral del Progreso, Cortazar, Valle de Santiago, Salvatierra y Celaya, hubo danzas y ofrendas desde el Cerro de Culiacán.

También lee: Altos costos y bajos salarios ensombrecen el Día del Albañil en Guanajuato

Desde Salamanca, los fervientes trabajadores y sus familias agradecieron el tener trabajo tras la situación que se vivió durante los dos últimos años de la pandemia. Asimismo, esperan continuar con este oficio que aprendieron de sus padres y abuelos.

Rezan en Día de la Santa Cruz en Guanajuato ante la incertidumbre futura

Los trabajadores de la construcción se preparan para un par de años difíciles. Con poco trabajo derivado de la pandemia, en que se frenó la economía.

Y es que en Guanajuato hay hasta 2.5% de trabajadores de apoyo de la construcción. Según documenta la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en promedio reciben unos 4 mil pesos al mes.

Lee más: Empresas constructoras de Salamanca buscan certificarse para trabajar con la CFE

No obstante, entre 2020 y 2021 su fuerza decreció en un 19.2%. Ello al pasar de los 82 mil 800 trabajadores en 2020, a 66 mil 900 en 2021. Esto es, 15 mil 900 trabajadores de la construcción menos.

Hoy la tradición de cientos de años sobrevive en aquellos artífices de las ciudades que en cada obra ponen su cruz con flores para no sufrir accidentes.

Dejan la mezcla y las palas para festejar

José Luis Rosales y Rodrigo Silva hoy dejaron la cuchara, las palas, el pico y la mezcla y dedicaron el día a festejar el Día de la Santa Cruz, pero también aprovecharon para ir a misa y llevar a bendecir la cruz que colocaron en la obra en la que actualmente trabajan.

Día de la Santa Cruz en Guanajuato inicia con marcha de albañiles
Dejan la mezcla y las palas para festejar a la Santa Cruz

“El día de hoy lo que más hace uno es a dar gracias, ayer le echamos duro como hasta las 12 de la noche para hoy tener tiempo y venir a dar gracias, cuando uno es devoto es importante traer a bendecir la cruz de la obra y la de cada uno, cada albañil tiene su cruz. Trajimos la cruz de la obra porque es una forma de agradecer y bendecir el lugar en el que estamos trabajando, porque nunca estamos exentos de algún accidente, esta cruz la ponemos y la dejamos ahí para siempre, ya depende del dueño de la casa o la obra si la quita o ahí la deja”, platicó José Luis Rosales.

José Luis tiene 37 años y desde los 17 comenzó como ayudante de albañil; mientras que Rodrigo tiene 39 y comenzó a los 15, ambos viven en la colonia Santa Rita y se dirigieron al Templo de la Santa Cruz, ubicado en el centro de la ciudad para asistir a la Santa Misa.

Don Martín Cruz López, de 71 años, también llevó su cruz a bendecir al Templo de la Santa Cruz, aunque él ya no puede trabajar por las lesiones que tiene en la espalda, producto del trabajo hecho durante más de 30 años, acudió como cada año a misa para agradecer los favores recibidos.

Día de la Santa Cruz en Guanajuato inicia con marcha de albañiles (1)
Día de la Santa Cruz en Guanajuato inicia con marcha de albañiles

“Yo ya no trabajo por mi edad. Fui albañil durante unos 30 años, pero ahorita ya no puedo porque ando lastimado de la rabadilla, pero cada año vengo a traer mi crucita. Yo trabajaba en el campo y un tío me empezó a enseñar a hacer detallitos. Ya después fui ayudante y llegué a ser maistro (sic). Yo comencé ahí en la construcción de la Casa Rotaria”, platicó.

Celebran en la Capilla de la Santa Cruz

Desde hace al menos 35 años en la hoy Capilla de la Santa Cruz, los silaoenses veneran al máximo simbolismo del cristianismo católico: la Cruz.

En la capilla de la esquina de las calles Miguel Hidalgo y 16 de Septiembre, Georgina Becerra contó que fue su abuelo, Ausencio Becerra, quien trajo la Cruz Mayor a la ciudad, desde Rancho Seco en las faldas del cerro del Cubilete, donde fue encontrada.

“Mi abuelo en sus tiempos nos contaba que se encontró la cruz allá. Estuvo en el templo de Rancho Seco, pero después la donaron aquí…mi abuelo construyó esta capilla para venerar a la Santa Cruz”.

Este año los festejos fueron menores debido a la pandemia, pero con apoyo de la ciudadanía se logró presentar un Torito, una banda de viento, danza prehispánica y pirotecnia. A las 11:00 de la noche de ayer lunes se tocaron las tradicionales Mañanitas y, además, concluyó el novenario de misas. De la organización se encarga la señora María Loaiza.

Peregrinos llevaron sus cruces a bendecir y muchas de ellas fueron colocadas en las construcciones, por el Día del Albañil.

https://t.me/periodico_correo

Te puede interesar:

ac/ MD