Fernando Velázquez

León.- Bárbara Botello acusó contubernio entre el fiscal de Guanajuato, Carlos Zamarripa, y el delegado de la Fiscalía General de la República (FGR) en el estado, David Carmona Álvarez, luego de que un juez ordenara reabrir la investigación por la presunta detención ilegal de la exalcaldesa de León, ocurrida en el 2019.

En entrevista, la también exlegisladora por el PRI, recriminó que en primera instancia, la FGR archivara su denuncia y decidiera no ejercer acción penal contra quien resulte responsable de haber violado el amparo que ella había obtenido antes de ser detenida.

Esto, dijo, es una muestra de que en Guanajuato, la Fiscalía local y la FGR están coludidas, e  incluso aseguró que Zamarripa y el delegado de la Fiscalía Federal son compadres.

“Son compadres Zamarripa y el delegado de la FGR, entre ellos tienen sus acuerdos, es lo grave de lo que pasa en Guanajuato: entre la convivencia con la delincuencia y el contubernio entre ellos mismos, pues aquí no hay justicia y por eso estamos como estamos”, afirmó Botello.

También lee: Juez ordena a la FGR investigar posibles delitos en la detención de Bárbara Botello

“Ese contubernio ha afectado a muchas personas porque no solo es mi asunto, hay muchos más guanajuatenses que han sido vulnerados en sus derechos y su seguridad jurídica”, añadió.

Al impugnar la decisión, un juez de control ayer revocó dicha decisión y ordenó a la FGR reabrir el caso, para lo cual Bárbara Botello Santibáñez cuenta con cinco días para aportar pruebas que deberán ser desahogadas en tribunales.

La exalcaldesa de la capital del calzado subrayó que violar los efectos de un amparo, como ocurrió cuando fue detenida por agentes de la Fiscalía del estado, es un delito federal grave, y además podría escalar hasta Carlos Zamarripa en caso de que se determine que fue él quien dio la orden de aprehenderla.

LC