Óscar Jiménez

León.- Durante este periodo se cumplen 20 años (torneos de 2001 y 2002) que el estado de Guanajuato perdió a sus equipos representativos de futbol en un abrir y cerrar de ojos.

En aquella década se vivió un momento convulso y de incertidumbre en el marco del futbol profesional guanajuatense, puesto que en su historia ha tenido a equipos como el Unión de Curtidores, el Club León, Irapuato, Salamanca, Celaya, entre otros en los diversos municipios, pero entonces, se agotaron casi todas las posibilidades de tener futbol.

Club León

Del grueso de los equipos guanajuatenses que se mantenían en el profesionalismo por entonces, el Club León fue el único que logró subsistir y lo ha hecho hasta ahora. Sin embargo, no siempre su cosecha ha sido buena; en la época de los 2000, tras la desaparición de la mayoría, batalló con deudas, salarios e inclusive, con dueños encarcelados.

Particularmente, hace poco más de 20 años, el equipo del León quedó en el limbo, pues el entonces dueño, Valente Aguirre, lo decidió vender a un grupo de empresarios poblanos. Debido a la manifestación social en contra, la decisión se cambió y el equipo vendido —del mismo dueño— fue el Unión de Curtidores.

Más información: “Tigres no da miedo”: Santiago Ormeño va con todo con el Club León

La tónica se vería acompañada por una década posterior en la división de ascenso, donde lo único que se mantuvo fue la afición.

Los jugadores cambiaron, la franquicia se volvió primitiva, se amañó e inclusive, se cayó en una batalla legal por el Estadio León que al final se perdería para ser entregado a manos de quien fuera su dueño, Roberto Zermeño.

Ahora, la suerte le sonríe diferente al Club León y tras su regreso a la primera división, ha sumado tres títulos más.

Irapuato

Desde la temporada de 1990-1991, el equipo de Irapuato se despidió de la primera división de México, luego que en aquel torneo llegarán con la definición hasta la última jornada de la competencia.

El 01 de junio de 1991, el equipo perdió por dos goles a cero frente a Toluca y quedó fuera de la competencia en la división dorada, por lo que también fue otra baja significativa para el futbol guanajuatense.

Lee también: Irapuato se queda sin futbol para temporada 2021 en medio de rencillas políticas

Después de aquello, Irapuato realmente se ha degradado a un gris que no le ha permitido volver a ser protagonista en la competencia mexicana, pues, aunque en 1999 tuvieron otro plantel épico con jugadores como Samuel Mañez, que se convirtió en un emblemático jugador del equipo, o Christian Morales y Martín Rodríguez que llevaron al equipo al plano estelar e incluso, hasta el título de ascenso, el gusto sería corto pues desaparecerían —también— hace prácticamente 20 años, en el 2001.

Recientemente, el equipo tuvo otra situación similar al no poder continuar tras un ascenso conseguido.

Celaya

Para la temporada de 1991, el equipo de los Toros de Celaya también representaba a la entidad, pero lo hacía en el marco secundario del futbol mexicano, al participar en la segunda división. En la temporada larga de ese año, el equipo sumó 39 puntos y estuvo a prácticamente una unidad de haber descendido a la denominada como ‘segunda B’.

Muy pronto, en 1993, el equipo fue vendido a San Luis y un par de años después recobraría vida a través de los Toros del Atlético Cuernavaca en la llamada Primera División A. Sin embargo, la última época dorada del equipo se quedó en la temporada de 1995-1996 cuando lograron el subcampeonato de la primera división a partir de la mano de ídolos como Emilio Butragueño.

Lee también: Hace 25 años llegó desde España a Club Celaya FC Emilio Butragueño

Después de esa ocasión, no hubo mucho más para la franquicia que desaparecería hace 20 años (Apertura 2002), luego de la venta de Enrique Fernández Prado, y posteriormente, la franquicia fue trasladada a Morelos para convertirse en los Colibríes, que tampoco tendrían éxito en primera. Actualmente, con cambios de directiva, el equipo de Celaya ha fungido como parte del grupo de ascenso.

Unión de Curtidores

El Unión de Curtidores fue, quizá, el equipo que mayor atención generó —por diversos aspectos— durante aquella temporada del inicio de los 2000 en México.

Y es que, durante junio de 1999, el Unión había ganado la oportunidad —deportivamente— de ascender de división al haber vencido por global de 7-1 al equipo de los Venados de Yucatán. Y aunque se habló de un posible arreglo en aquella serie, por la intervención del propio dueño cuerero, Valente Aguirre, en relación a la compra de los Venados, lo cierto es que el balompié nunca le hizo justicia a los leoneses.

Tras la oferta de los empresarios poblanos por hacerse de un equipo y mudar a la ‘Franja’, el entonces dueño del Unión de Curtidores y el Club León, Valente Aguirre, decidió vender a los primeros durante los finales del mes de junio de 1999, para desaparecerles hasta ahora, de los planos principales del futbol en México.

Más deportes:

ac