Redacción

Ciudad de México.- Uno de cada 5 dólares que ingresan a México por concepto de remesas los envían cientos de miles de migrantes que se dedican a la construcción en Estados Unidos, ya que el 21% de los 52 mil 743 millones de dólares que se recibieron en 2021 provienen de trabajadores de ese sector.

Destacó un informe del Consejo Supremo  Hñahñu (CSH) que aglutina a indígenas y migrantes de Hidalgo, Querétaro, Puebla y Estado de México, en donde se destaca que a pesar de sus aportaciones y ser llamado “héroes vivientes” desde Palacio Nacional, es nulo el apoyo de consulados en Estados Unidos a este sector expuesto a accidentes, redadas y deportaciones por su estatus migratorio.

También lee: Aumentan remesas a México en 26.7%; superan los 46 mil millones de pesos

Se añade que de los 52 mil 743 millones de dólares que se recibieron en 2021 y que representan el 4.1% del Producto Interno Bruto, el 21% proviene del sector de la construcción; 13% en profesiones y administrativos; 13% en manufacturas, 12%en hostelería y esparcimiento; 11 % en comercio, y el 30% restante en agricultura, jardinería u otros oficios.

El informe del Consejo Supremo Hñahñu expone que la mayoría de esos “héroes vivientes” cómo los llama el presidente Andrés Manuel López Obrador no cuentan con apoyo alguno por parte del Fobierno mexicano a pesar que son quienes reactivan la economía nacional, de sus regiones y pueblos.

“En contraste en México existe un desprecio por parte de las autoridades gubernamentales al trabajo de los mexicanos, ya que el reporte de la campaña que el Consejo Supremo Hñahñu implementó al finalizar el año y concluyó en la primera semana del 2022, arrojó denuncias de extorsión por parte de los agentes migratorios, del Servicio de Administración Tributarias y del crimen organizado en contra de los migrantes que retornaron a sus hogares a pasar las posadas, la navidad y año nuevo”.

Te puede interesar: ‘Se deben priorizar vidas humanas, no solo remesas’: líder de migrantes

La presidenta de la organización indígena, Anayeli Mejía Reséndiz, dijo que no hay un reconocimiento real, más allá de la demagogia en el discurso para esos millones de los trabajadores de la construcción, la mayoría de ellos sin un estatus migratoria, expuestos a redadas y deportaciones.  

ac