Nayeli García

Irapuato.-Con la integración de 63 radio patrullas en las carreteras en las áreas donde se concentra la mayor incidencia delictiva, la Guardia Nacional, reforzará su presencia en el estado.

” La Guardia Nacional se encuentra proporcionando seguridad a las carreteras del Estado de Guanajuato y buscarán consolidar presencia en las áreas de mayor incidencia delictiva lo cual redundará en mayor vinculación y mayor cercanía con la ciudadanía del estado de Guanajuato, todo ello para conjuntar los esfuerzos y la ciudadanía viva en un entorno de paz y tranquilidad”, destacaron autoridades de la Guardia Nacional.

La entrega fue realizada en las instalaciones de la XII Región Militar, con sede en Irapuato en donde estuvo presente el general Francisco Ortega Luna, el gobernador Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, los alcaldes y alcaldesas de Irapuato, León, Salamanca y Celaya, así como funcionarios estatales del área de seguridad y justicia.

Lea también: Baja salario recomendado para policías en Guanajuato; esto deberían ganar

Foto: especial

“Estás acciones fortalecen las capacidades operativas de la guardia nacional establecidas en la estrategia de paz y tranquilidad y nos compromete a redoblar esfuerzos y trabajar coordinadamente con los gobiernos municipales y las autoridades estatales y federales con un solo propósito velar por la paz y tranquilidad de toda la sociedad de Guanajuato”, enfatizaron las autoridades castrenses.

De igual forma, se comprometieron a seguir trabajando de manera coordinada con los municipios y el Estado para implementar la estrategia de seguridad nacional en el combate de la delincuencia.

Foto: especial

La Guardia Nacional coadyuva con los tres órdenes de gobierno para que los guanajuatenses puedan desarrollar sus actividades cotidianas de manera segura y con toda tranquilidad porque justicia y paz son los preceptos que dirigen nuestro lema porque en ellos se basa el trabajo diario de cada uno de nosotros de la Guardia Nacional”, puntualizaron.

Ver nota: Sacan a su familia de su casa de San Roque para ejecutarlo en Irapuato