De acuerdo con las autoridades, los sacerdotes jesuitas, fueron asesinados en el interior de una iglesia del pueblo de Cerocahui en Chihuahua

Redacción
Chihuahua.- La tarde del lunes, dos sacerdotes jesuitas fueron asesinados durante un enfrentamiento de grupos criminales, en el interior de una iglesia del pueblo de Cerocahui en Chihuahua.

Te puede interesar: Hermosillo se suma al desabasto de agua; en Monterrey se agudiza

De acuerdo con las autoridades, los hechos ocurrieron a las 6 de la tarde, cuando un hombre entró a la iglesia para refugiarse de un enfrentamiento entre grupos armados.

Sin embargo, en el recinto religioso se encontraban los sacerdotes, identificados como Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, quienes fueron asesinados junto al hombre luego de que el agresor le diera alcance.

Ataque armado entre grupos criminales acaba con la vida de dos sacerdotes
Los sacerdotes jesuitas, fueron asesinados en el interior de una iglesia del pueblo de Cerocahui en Chihuahua

Lo anterior provocó que el pueblo ubicado en el municipio de Urique se activaran los mecanismos de coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Guardia Nacional para brindar seguridad a los pobladores del lugar.

Jesuitas reclaman los cuerpos de los sacerdotes

La Compañía de Jesús denunció el asesinato de los dos sacerdotes, lamentó los hechos y exigió a las autoridades de gobierno la recuperación de los cuerpos de los religiosos, pues en un comunicado señalaron que “fueron sustraídos del templo por personas armadas”.

Los jesuitas de México también demandaron que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de sus compañeros, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui.

Finalmente, el crimen fue confirmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró en su rueda de prensa matutina que su Gobierno ya se encuentra atendiendo este asunto y mencionó que ya hay información sobre los posibles responsables.

López Obrador reconoce que es zona delincuencial

El presidente Andrés Manuel López Obrador condenó el asesinato de los dos sacerdotes jesuitas en la comunidad de Cerocahui, en el municipio de Urique, en Chihuahua.

Durante su conferencia de prensa, el mandatario reconoció que la zona tiene “bastante presencia” de delincuencia organizada.

“Parece que se tiene ya información sobre los posibles responsables de estos crímenes. Estamos trabajando en eso”, aseguró el presidente.

Más noticias:

MD

https://t.me/periodico_correo