Principal Vida Pública

Alzan la voz y piden justicia para las jovencitas arrolladas en Cuerámaro

Manuel Arriaga

Cuerámaro.- Familiares de Rosa Isela, Juana Michel, Zicry Inahí y Teresa, realizaron una marcha pacífica, desde el lugar donde fueron atropelladas la noche del 24 de noviembre del 2019, hasta el panteón municipal donde descansan sus restos.

Sus familiares siguen esperando que llegue la justicia, aunque el responsable se encuentra detenido y en arraigo domiciliario, sigue poniéndose la audiencia final dónde habrá de resolverse el tema.

Los familiares de las 4 jovencitas que murieron atropelladas a manos de un menor de edad, aseguran que aún se sienten perseguidos por las autoridades, pues han sufrido el acoso de la Policía Municipal.

Varias patrullas de la dependencia pasaron por el sitio realizando grabaciones a los presentes, incluso, un motociclista de la dependencia, se ocultó entre la maleza, para fotografiar la congregación de personas.

Unas 60 personas se reunieron en la calle prolongación Pípila, de la Colonia Los Tepetates, justo en el sitio donde las menores fueron atropelladas. Aquella noche trágica, tres de ellas perdieron la vida, una más fue arrastrada casi 600 metros, aún con vida, fue trasladada al hospital comunitario donde finalmente murió a los pocos minutos de haber ingresado.

La señora Rosa, quién perdió a dos de sus hijas, aseguró que la justicia es tardía para los pobres, pues aseguró que ha pasado un año y el responsable aún no paga por el crimen cometido.

“Sentimos mucho coraje, mucha impotencia, es como volver a vivir aquel dolor que sentimos, para los pobres no llega la justicia, llega la injusticia”, señaló la entrevistada.

Acusó que las audiencias se posponen por cualquier motivo y no se ha dictado una sentencia “no falta cualquier pero, cuando no es por el defensor, cuando no es porque Juan de Dios se enferma, al final son puros peros”, señaló la cueramarense quien además se pronunció en contra del arraigo domiciliario de Juan de Dios, por considerarlo un privilegio.

“Para él es la libertad, cuando vamos a las audiencias sale burlándose, se burla de los que estamos afuera, para él el arraigo no es nada, nosotros queremos que se aplique la justicia porque no queremos que pase con más niñas”, subrayó.

Por su parte, J. Guadalupe Hernández, aseguró que se sienten acosados por parte de las autoridades y de manera particular, por la policía municipal.

Aseguró además que han vivido un auténtico viacrucis, y su peregrinar por la exigencia de justicia y para que el homicidio de sus dos hijas no quede impune.

EZM

También puedes ver:

Related posts