Daniel Luna es uno de los albañiles en Guanajuato que deben soportar largas jornadas laborales bajo el sol inclemente

María Espino

Guanajuato.- Bajo los rayos del sol, que en últimos días han provocado temperaturas de hasta 33 grados centígrados en Guanajuato capital, trabajadores de la construcción se ven obligados a aguantar jornadas laborales de hasta 13 horas, dependiendo la zona y la obra.

Daniel Luna Camargo, de oficio machetero (carga y descarga materiales), comentó que aunque las temperaturas están insoportables y sabe que eso pone en riesgo su salud, no puede dejar de trabajar. Esto porque de ahí genera ingresos para sostener su hogar.

Lee también: Altos costos y bajos salarios ensombrecen el Día del Albañil en Guanajuato

“Hace bastante más calor que en otros años y nuestro trabajo como machetero más que nada es acarreador, trabajamos arrimando el material y sacando el escombro a las construcciones, caminando todo el día”, explica.

El sueldo que gana como machetero, del que no quiso compartir la cifra, compensa la fatiga y las inclemencias del tiempo que a diario viven. Dijo que si no es eso, no llevan dinero a sus casas, así que “no hay de otra”.

Foto: Archivo

Daniel comentó que rara vez él o sus compañeros han sido afectados por el “golpe de calor”. Indicó que ya saben lo que puede suceder al estar mucho tiempo bajo los rayos del sol, sobre todo en esta época, por lo que usan gorros, se hidratan y tratan de caminar por los espacios por donde hay sombra. Sin embargo, esto no siempre es posible, porque usualmente van contrarreloj “ya que nos pueden estar esperando en otros lugares”.

Algunos de sus compañeros se han sentido agotados, rinden menos, e incluso han vomitado por la sensación el exceso de calor; entonces descansan un poco, beben agua y después siguen con su trabajo.

Reconoció que, aparte de los líquidos para hidratarse que ellos como trabajadores llevan a su jornada de trabajo, los empleadores también les llevan agua u otras bebidas refrescantes y así mitigan los efectos del intenso calor para poder sacar la carga laboral de cada día.

Daniel Luna señaló que no hay opción para no levantarse e ir a trabajar desde antes que salga el sol y hasta que se oculta.

albañiles en Guanajuato
Daniel Luna acarrea materiales bajo el sol. Foto: María Espino

Bajos salarios afectan a los albañiles en Guanajuato

Algunos albañiles de Guanajuato consideran que el trabajo está mal pagado. Señalan que tienen que trabajar jornadas de 10 horas de lunes a viernes, incluyendo los días sábados hasta medio día, por lo que es complicado el poder darse algunos gustos.

J. Carmen Soto Zúñiga mencionó a Periódico Correo ganar semanalmente entre 800 a 1 mil pesos por desempeñarse como albañil. Por lo que no le alcanza para comprar carnitas y refrescos.

Resaltó que en el oficio de albañilería algunos ‘patrones’ pagan bien, pero otros mal. Sin embargo, normalmente la paga es buena, y más para los albañiles que levantan casas desde abajo.

”Tengo un primo que trabaja de también de albañil y el gana sus 3 mil o 4 mil pesos por semana. Yo normalmente hago trabajos normales y me sacaba mis mil pesos máximo”, resaltó.

Solo alcanza para lo básico

albañiles de Guanajuato
Foto: Enrique Pérez

Considera que el trabajo de albañilería se encuentra mal pagado, pues se gana poco por metro cuadro realizado. Sin embargo, normalmente se encuentra trabajo constante.

Por otra parte, José Iván González indicó que llegar a percibir alrededor de 1 mil 500 pesos por semana. Sin embargo, resaltó que dentro del oficio, hay albañiles que ganan más que otros, pues los encargados de obra llegan a ganar de 4 a 5 mil pesos por semana.

Después vienen los primeros albañiles, quienes llegan a ganar hasta 3 mil 500 por semana; y finalmente los ayudantes de albañilería, los cuales ganan de un mil 500 a 2 mil pesos también semanalmente.

Agregó que lo que se percibe depende directamente del trabajo que cada albañil desempeñe, por lo que en su caso, al ganar un mil 500 pesos, solo le alcanza para lo básico: comida y vestimenta.

Lee también: Familias luchan para solventar aumento del 30% en el gas LP en Guanajuato

Además, subrayó que para este tipo de oficio es ‘fácil’ encontrar trabajo, pues adonde vaya el albañil siempre habrá algo que hacer, sin embargo, por lo complicado del trabajo ‘muchos prefieren irse a las fábricas a laborar’.

Para finalizar, ambos coincidieron que la jornada de trabajo es de 8:00 de la mañana a 6:00 de la tarde de lunes a viernes, incluyendo los días sábados hasta medio día, con una hora de comida normalmente a las 12 del mediodía, teniendo que trabajar bajos las inclemencias del sol cuando la obra es a cielo abierto.

Quizás te interese:

https://t.me/periodico_correo

JRP