Cuca Domínguez

Salamanca.- Doña Blanca Hernández, mamá de Jessica (una de las dos muchachas que secuestraron el 30 de marzo del 2019) dijo que ha vivido la peor época de su vida puesto que hasta ahora nada sabe del paradero de su hija.

A unos días de que se cumplan dos años de ese hecho y pese al esfuerzo del personal de la Fiscalía -que le reconoce la mamá de Jessy-, desafortunadamente no se ha logrado dar con su paradero.

“El 30 de este mes se cumplen dos años; desgraciadamente la Fiscalía ha hecho lo que ha podido y hasta más (…) pero no hay resultados de ADN, trajeron los aparatos de Europa y hasta este momento no hay resultado; dice la Fiscalía que no hay ADN en ningún lado; no hay ningún cabello, que no hay dientes, ni hueso, no encuentran de Jessi”.

Por este hecho se inició la carpeta de investigación 33165/2019, la misma que sigue abierta, que no se ha cerrado y se espera que pronto haya resultados favorables.

‘Es la época más horrible de mi vida’

La señora Blanca narró que estos dos años han sido muy complicados para ella: “es la época más horrible que he vivido en mi vida (…) hace tres semanas asaltaron a un sobrino, lo mataron y lo fueron a tirar y ahí me di cuenta cómo trabajan muchos peritos; dejaron una suciedad inmensa, dejaron una camisa ensangrentada, dejaron cubrebocas, guantes, eso quiere decir que trabajan muy sucio los peritos. Deberían de valorar eso, para hacerles entender que trabajen limpiamente y lo más exacto posible para que no se repita el caso de mi hija”, dijo.

Sin embargo, resaltó que no se queja del trabajo de la Fiscalía, “se han portado de maravilla con nosotros, nos han ayudado en todo y en todo lo que les he pedido, (…) me han ayudado mucho”, reconoció.

No hay rastros

De acuerdo a un video de la cámara de vigilancia del lugar, pasaban las 23:00 horas del 30 de marzo de 2019 cuando dos hombres con el rostro cubierto -uno de ellos portando un arma larga- llegaron al negocio de hamburguesas en la avenida del Trabajo esquina con Cazadora, cerca del centro.

Los sujetos sometieron por el cuello a las dos empleadas que se encontraban en el establecimiento (Jessica y Abigail) y se las llevaron -al parecer- en un automóvil compacto color blanco.

Cuatro meses después se confirmó el hallazgo de los restos de Abigail, dentro de un vehículo calcinado, pero en el lugar no se encontró rastro alguno de Jessica.

EZM

También puedes ver: